EFE

La sexta edición de la Feria Gastronómica Mistura acercó a los paladares de más de medio millón de personas sabores de las distintas regiones del Perú.

En este año, la Sociedad Peruana de Gastronomía (Apega) realizó la distribución de su oferta gastronómica en 12 mundos de comidas, priorizando el plato y la región de su proveniencia.

Así, en el concurrido Mundo de las Brasas, el favorito fue el Restaurante Campestre Warmy de Pepe y Laura, que deleitó al público con más de 40 mil platos vendidos de sus exquisitos chancho al palo y chicharrón de conejo.

Mientras que en el Mundo Amazónico, el primer lugar en las preferencias de los comensales lo obtuvo el restaurante tarapotino La Patarashca, con 13 mil platos vendidos de sus incomparables mixto de cecina y chorizo con tacacho, así como su juane de gallina.

Los sabores ancashinos se impusieron en el Mundo Andino, donde el restaurante El Tarwi, especialista en preparar comida típica de esta región, lideró la lista con 9 mil platos vendidos de cuy frito con picante de papa y de su jamón serrano con mote y sarsa.

Respecto a nuestro plato bandera, el Mundo del Ceviche tuvo también una gran acogida. El primer puesto en este espacio se lo llevó el Restaurante Sonia, de Sonia Guardia, quien llevó a la feria su especialidad de ceviche de pescado y huevera frita. Sonia vendió un total de 20 mil platos.

Por su parte el Mundo Chifa y Nikkei, o Mundo Oriental, tuvo también gran cantidad de adeptos. El restaurante Edo Sushi Bar se ubicó en el primer lugar de ventas con 14 mil platos de su propuesta de acevichado maki y shogun maki.

Nuestra querida Grimanesa Vargas demostró que sigue siendo la preferida en el Mundo de los Anticuchos. Los mistureros reconfirmaron, una vez más, que sus clásicos anticuchos son parte ya de disfrutar de la feria. Ella expendió 20 mil porciones en diez días de feria.

El Mundo Limeño también conquistó paladares. Ahí estuvieron restaurantes emblemáticos de nuestra capital con diversas propuestas. La propuesta que lideró este mundo fue la de arroz con pato borracho y seco de cordero al pisco, de la cocinera Lourdes Cuba, del restaurante Sabores Peruanos, logrando vender más de 10 mil platos.

NORTE Y SUR EN MISTURA

Las tradicionales picanterías aún viven en los gustos de los mistureros. En el Mundo Norteño se impuso en el primer lugar de preferencias la Picantería La Paisana, que deleitó a los comensales con su seco de cabrito con frijoles y tamalito verde y su ronda norteña (carne aliñada, seco de chavelo y majado de yuca), vendiendo un total de 12 mil platos vendidos.

En el Mundo Sureño el restaurante El Rocoto, de la reconocida cocinera arequipeña Blanca Chávez, vendió 15 mil platos vendidos de su tradicional rocoto relleno y de su chupe de camarones.

El Mundo de los Sánguches no se quedó atrás. Aquí sangucherías consagradas y sangucherías nuevas se dieron cita. En este espacio la Sanguchería El Chinito encabezó el ranking con 13 mil sánguches vendidos de chicharrón y de pavo.