Primero la escuela: el derecho a estudiar y concluir la secundaria

La realidad muestra que la juventud peruana enfrenta dificultades para lograr una trayectoria laboral positiva, muchas veces debido al trabajo infantil, lo cual condiciona la permanencia de los chicos en la escuela.
RPP/Henry Urpeque

Según estudios, del total de niños, niñas y adolescentes peruanos entre los 6 y 16 años de edad que trabaja, el 43.7% acumula en promedio 3 años de retraso escolar en comparación con los niños que no laboran; por lo tanto el trabajo infantil sí interfiere con la asistencia escolar y con la culminación oportuna de los estudios.

¿Cómo asegurar oportunidades para los jóvenes?

La Red de Jóvenes Fundación Telefónica busca brindar y promover, más y mejores oportunidades de fortalecimiento personal y profesional, a los jóvenes egresados del Programa Proniño, facilitando su continuidad educativa y sus posibilidades de inserción laboral digna.

En Perú, el proyecto Jóvenes se  ejecuta en ocho zonas de intervención: Chiclayo, Cusco, Huancayo, Ica, Iquitos, Lima, Piura y Puno.

“Debemos ubicar a la educación en el primer orden. Si bien muchas familias tienen necesidades, es necesario pensar en estrategias que beneficien a corto y largo plazo. Debemos estar seguros que la educación es el factor que ayuda a superarse”, dijo Miguel Huatuco, Coordinador del Proyecto Jóvenes de Fundación Telefónica.

Su visión: Ser profesionales

Huatuco indicó que a través de este proyecto, han podido acoger a chicos que eran trabajadores y que ahora tienen otras expectativas tanto de crecimiento personal como aspiraciones educativas y académicas.

“Al recibir educación, se dan cuenta que pueden tener un mejor futuro. Cada uno de ellos tiene un sueño en particular y es necesario que apoyemos a los jóvenes primero a que terminen el colegio para que más adelante sean profesionales exitosos, debemos motivarlos”, señaló.

Cuando las niñas y niños trabajan en vez de ir a la escuela, se está hipotecando su futuro al impedir que tengan acceso a las herramientas que necesitarán para conseguir un empleo desarrollar una actividad productiva cuando tengan la edad suficiente.

“La educación es la principal herramienta para erradicar el trabajo infantil. Tener un buen nivel educativo servirá para que las personas salgan adelante”, puntualizó.