RPP

“Después de los seis meses del bebé es necesaria una alimentación complementaria porque aumenta los requerimientos de energía del niño y los alimentos proveen esta energía”, señaló el Director Centro Nacional de Alimentación y Nutrición – CENAN, Oscar Aquino Vivanco.

El especialista recomendó que, acompañando a la leche materna, los primeros alimentos del bebé deben contener energía. “La clave es mezclar y que esta mezcla espesa  contenga carbohidratos, verduras, proteínas y generar energía; por ejemplo, incluir una cucharita de aceite para aumentar la densidad calórica”, señaló Aquino.

Tener un buen ambiente durante la alimentación del pequeño es importante para que sienta afecto y no presión al ingerir los alimentos.

“En esta fase de la vida, hay que entregar nuevos alimentos, que muchas veces son rechazados. Hay que darle entre 6 y 14 veces una presentación para que aprenda a comerlo”.

Entre la dieta se puede incluir arroz, zapallo, espinacas, pollo, pescado, entre otros. La presentación es de forma aplastada y densa.

De acuerdo al nutricionista, se debe empezar con platos pequeños (tipo cafecito) para que el bebé forme su paladar. “Recuerden que el estómago del bebé es de 120 centímetros cúbicos, no hay mucho espacio. Darle la comida aplastada y no licuada porque agregas agua y le bajamos la densidad calórica y proteica del alimento. Además, eviten alimentarlo una hora antes, porque frustran la propia alimentación del bebé”, finalizó.