Fotografía referencial
De los 28 ciudadanos marroquíes que llegaron a la isla Deserta el pasado 15 de septiembre, 3 son mujeres y se encuentran realojadas en Oporto. | Fuente: Flickr

Diecisiete de los 28 inmigrantes marroquíes que llegaron a la isla Deserta lusa el pasado 15 de septiembre y que estaban aislados porque dos resultaron positivos por COVID-19, se fugaron hoy del cuartel militar donde pasaban la cuarentena.

Según informó hoy el Servicio de Extranjeros y Fronteras (SEF) de Portugal, ya han sido detenidos dos de los 17 fugados del cuartel militar de Tavira, a unos 25 kilómetros de la frontera española de Ayamonte, en Huelva.

Uno de ellos ha tenido que ser trasladado al hospital de la ciudad de Faro ya que durante la huida sufrió una fractura en una pierna.

Para localizar a los otros 15 hombres, que se habrían escapado por una ventana de un segundo piso del cuartel, las fuerzas de seguridad de Portugal, en colaboración con las autoridades españolas, han desplegado un operativo de búsqueda por la costa hasta la frontera con Huelva que marca el río Guadiana, a la altura de Castro Marim.

De los 28 ciudadanos marroquíes que llegaron a la isla Deserta el pasado 15 de septiembre, 3 son mujeres y se encuentran realojadas en Oporto, y uno es menor y fue entregado al Tribunal de Familia y Menores de la ciudad de Faro.

El ministro del Interior, Eduardo Cabrita, solicitó a la Inspección General del Interior la apertura de una investigación sobre lo ocurrido para "esclarecer las circunstancias de la fuga y las eventuales responsabilidades disciplinarias del SEF y la Policía de Seguridad Pública".

(Información de Efe)

NUESTROS PODCAST

¿La hidroxicloroquina es eficaz para tratar la Covid19? - Espacio Vital

El papel de la hidroxicloroquina durante estos meses de pandemia ha sido y continúa siendo muy estudiado. Formaba parte de las opciones terapéuticas en experimentación con los pacientes hospitalizados por coronavirus, pero al comprobarse que no aportaba beneficio clínico dejó de utilizarse. El Dr. Elmer Huerta dio cuenta de un estudio, que duró 8 semanas, el cual comprobó que dicho medicamento funcionaba como un placebo.