Afganistán.
Combatientes talibanes en calles de Afganistán este 15 de agosto de 2021. | Fuente: AFP | Fotógrafo: -

Al término de 20 años de presencia en Afganistán, la guerra más larga liderada por Estados Unidos termina con una espectacular victoria de los talibanes que empañará a largo plazo la imagen de la primera potencia mundial.

El colapso, el domingo, del gobierno afgano y de su ejército financiado por Washington, la huida al extranjero del presidente Ashraf Ghani, el ballet de helicópteros para evacuar al personal de la embajada estadounidense: estos hechos históricos probablemente pesarán mucho más que los dichos del gobierno de Joe Biden de que la misión de su país en Afganistán alcanzó sus objetivos.

Con los talibanes nuevamente en el poder y a menos de un mes del aniversario de los ataques del 11 de septiembre de 2001, se plantearán con fuerza los por qué: ¿por qué esas casi 2.500 vidas estadounidenses perdidas? ¿Por qué la factura de 2 billones de dólares por esta guerra?

Algunos, como la legisladora republicana Liz Cheney, destacan que Estados Unidos ya no inspira el mismo miedo que antaño entre sus adversarios.

"Es imperdonable. Es catastrófico. Y tiene consecuencias no solo para Afganistán, no solo para la guerra contra el terrorismo, sino globalmente para el papel de Estados Unidos en el mundo", dijo Cheney el domingo.

"Los rivales de Estados Unidos saben que pueden amenazarnos, y nuestros aliados se preguntan esta mañana si pueden contar con nosotros para algo", se lamentó.

Husain Haqqani, exembajador de Pakistán en Washington, confirma esos temores: "La credibilidad de Estados Unidos como aliado se ve erosionada por la forma en que el gobierno afgano fue abandonado durante las conversaciones de Doha", dijo, refiriéndose al ciclo de reuniones internacionales celebradas en Catar.

Para Haqqani, actual experto del Hudson Institute, la forma en que los talibanes engañaron a los delegados estadounidenses en estas reuniones "alentará a otros (países) a practicar una diplomacia del engaño".

Mensaje ambiguo respecto a China

En su defensa, la administración Biden puede argumentar que el acuerdo de Doha se negoció bajo Donald Trump y que la mayoría de los estadounidenses se oponen a las "guerras interminables".

"Esto no es Saigón", dijo el domingo el secretario de Estado Antony Blinken, parar rechazar las comparaciones entre lo sucedido en Afganistán y la derrota estadounidense en la guerra de Vietnam.

"Fuimos a Afganistán hace 20 años con una misión y esa misión era ajustar las cuentas de quienes nos atacaron el 11 de septiembre. Y esa misión se logró".

Permanecer en Afganistán indefinidamente "no es de nuestro interés nacional", agregó, recordando que Estados Unidos ahora pretende darse los medios para contrarrestar la política agresiva de China en el Pacífico.

"No hay nada que a nuestros competidores estratégicos les gustaría más que vernos atrapados en Afganistán por otros 5, 10 o 20 años", señaló Blinken.

(Con información de AFP)

Suscríbete a nuestros newsletters

RPP Noticias te ofrece varias opciones para informarte durante la semana sobre temas de tu interés, desde información de la actualidad política y la emergencia sanitaria por la COVID-19, hasta recomendaciones tecnológicas y de entretenimiento. Suscríbete al newsletter de tu preferencia.

NUESTROS PODCAST

Informes RPP | El equipo de periodistas de RPP te traen las últimas investigaciones y avances en salud, cultura, ciencia, economía, servicios y sociedad.