Un rascacielos pequinés, confiscado a un multimillonario en el exilio, fue subastado este martes en Internet por un 5.180 millones de yuanes (unos 660 millones de euros), en lo que significó el último avatar de una rocambolesca saga político-financiera.

| Fuente: AFP

Más de 145.000 internautas siguieron la subasta, pero solamente hubo dos postores; el comprador --una filial de un gran grupo inmobiliario-- se quedó con la propiedad por poco más del precio de salida.

| Fuente: AFP

El edificio, cuya parte superior intenta imitar semeja la boca de un dragón, fue puesto a la venta por la justicia china hace cinco años después de ser expropiado y la partida al exilio del constructor, el multimillonario Guo Wengui, acusado por Pekín de estar involucrado en escándalos de corrupción.

| Fuente: AFP

Instalado en Nueva York, éste ha multiplicadodo en los últimos años sus ataques contra el régimen comunista y el presidente Xi Jinping, al que acusa de utilizar su campaña anticorrupción para hacer caer a sus opositores políticos.

| Fuente: AFP

En un video colgado a mediados de julio en la red Twitter, el empresario consideraba que el precio de su rascacielos estaba subvaluado.

| Fuente: AFP

Desde comienzos de los años 2000 hasta la construcción y expropiación hubo alrededor del inmueble episodios dignos de un filme policial, incluso con la condena a muerte en suspenso --no concretada-- de un ex vicealcalde pequinés destituido por corrupción.

| Fuente: AFP
¿Qué opinas?