Ciudadanos de ocho países viajaban en avión que despareció en el Atlántico

La mayoría de pasajeros son brasileños y ciudadanos de ese país. El presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, expresó que no existen muchas esperanzas de hallar supervivientes.

Foto:EFEAl menos 80 brasileños, 76 franceses, 17 alemanes, tres italianos, un español y ciudadanos del Reino Unido, China y Hungría viajaban en el Airbus A330-200 de Air France que desapareció anoche con 228 personas a bordo cuando volaba entre Río de Janeiro y París, informó hoy la aerolínea.

La información fue divulgada por el gerente de la compañía en el aeropuerto Tom Jobim de Río de Janeiro, Jorge Assunçao, quien, sin embargo, no divulgó la lista de pasajeros de la que es considerada la mayor tragedia aérea de la historia de ese país.

Según Assunçao, "cerca del 37%" del pasaje del vuelo AF447 era brasileño, "34% francés y 8% alemán", y había viajeros de varios países más, tal como adelantó el ministro francés de Transportes, Jean-Louis Borlo.

La aeronave, que había partido en la noche del domingo de Río de Janeiro con destino al aeropuerto parisino de Roissy-Charles de Gaulle, no llegó a su destino a la hora prevista.

La Fuerza Aérea Brasileña señaló que la tripulación hizo su último contacto con los controladores brasileños anoche a las 22.33 hora local, cuando se disponía a entrar en el espacio aéreo de Senegal y luego se perdió contacto con la aeronave.

La Agencia Nacional de Aviación Civil (Anac) informó que Air France divulgará la lista de pasajeros solo después de confirmar la nacionalidad de los viajeros y de informar directamente a los familiares.

La Fuerza Aérea Brasileña y la Marina enviaron varias aeronaves y barcos a la zona donde desapareció el avión para ayudar en las labores de búsqueda, que hasta ahora han resultado infructuosas.

No hay esperanzas

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, declaró que las esperanzas de encontrar supervivientes del avión son "muy débiles" y que se desconoce qué ocurrió con ese vuelo.

Sarkozy se desplazó al aeropuerto parisino Roissy-Charles de Gaulle, donde se ha creado una célula especial de crisis para acoger a los familiares de los pasajeros del vuelo AF447.

"No hay ningún elemento concreto sobre lo que ocurrió", agregó Sarkozy, quien dijo que esta es "una catástrofe como nunca ha conocido la compañía Air France".