El gobernador de Puerto Rico, Luis Fortuño, confirmó hoy en una conferencia de prensa, la primera muerte de un ciudadano de la isla por la gripe AH1N1, un hombre de 27 años que falleció en Bayamón, localidad del área metropolitana de San Juan.

Fortuño señaló que ya es "obvio el contagio de persona a persona" del virus en la isla y que se investigan "ocho muertes" más en Puerto Rico que podrían atribuirse a la gripe AH1N1 en las próximas horas, a las que hay que sumar 290 de lo que denominó como casos probables.

Explicó que a partir de ahora será necesario cambiar las pautas sociales comunes entre los puertorriqueños, lo que en sus palabras quiere decir que habrá que restringir los tradicionales besos de cortesía en las relaciones sociales de la isla.

La secretaria interina del Departamento de Salud (DS), Concepción Quiñones, indicó que lo más importante ahora es aumentar las medidas de salud y concienciar a la población, lo que se intentará conseguir por medio de una campaña en los medios de comunicación de 350.000 dólares.

El epidemiólogo del Departamento de Salud Johny Rullán indicó que en la mayoría de los casos confirmados resaltó que eran personas jóvenes y sin antecedentes de enfermedades respiratorias.

El primer caso registrado de la gripe A en Puerto Rico se confirmó el pasado 25 de mayo en un hombre de 39 años que recorrió el Caribe a bordo de un crucero.