La prescripción del medicamento quedará "a criterio del médico" y requiere también "la voluntad declarada del paciente", según un documento divulgado por el Ministerio de Salud. | Fuente: AFP

El Ministerio de Salud de Brasil amplió este miércoles su recomendación de utilizar cloroquina e hidroxicloroquina en pacientes con síntomas leves del nuevo coronavirus, atendiendo un pedido del presidente Jair Bolsonaro pese a la falta de evidencias concluyentes sobre su eficacia.

La prescripción del medicamento -utilizado para tratar otras enfermedades como la malaria y que era recomendada hasta ahora apenas en los casos graves de COVID-19 por falta de estudios sobre su eficacia-, quedará "a criterio del médico" y requiere también "la voluntad declarada del paciente", según un documento divulgado por el Ministerio de Salud

Ambos remedios se han empleado durante décadas para tratar la malaria y trastornos autoinmunes como el lupus y la artritis reumatoidea. "A pesar de que son medicamentos utilizados en diversos protocolos y que poseen actividad demostrada in-vitro contra el coronavirus", todavía no existen análisis clínicos robustos "que comprueben el beneficio inequívoco" en el tratamiento de pacientes, y por ello cada médico deberá evaluar su prescripción o no, añade el Ministerio de Salud.  

La cloroquina y la hidroxicloroquina -un derivado de la cloroquina con menos efectos adversos- "pueden causar efectos colaterales como reducción de los glóbulos blancos, disfunción del hígado, disfunción cardíaca y arritmias, y alteraciones visuales por daños en la retina", detalla el documento de consentimiento que deberá ser firmado por los pacientes para autorizar el tratamiento.

Bolsonaro, que ha calificado a la enfermedad de "gripecita", preconiza desde el inicio la ampliación del uso de la cloroquina para tratar a todos los pacientes, pese a la falta de evidencias científicas sobre su efectividad, y sus conocidos efectos adversos. 

Brasil, el país más afectado por el nuevo coronavirus en América Latina, alcanzó el martes un nuevo récord al registrar 1.179 fallecidos por COVID-19 en 24 horas. El saldo total es de 17.971 muertos y 271.628 contagios, aunque los expertos señalan que esta cifra podría ser hasta 15 veces superior debido a la falta de test. 

(Con información de AFP)


¿Qué opinas?