Personal médico atiene a un paciente infectado con coronavirus.
Personal médico atiene a un paciente infectado con coronavirus. | Fuente: AFP

Brasil acumulará unas 90.000 muertes por COVID-19 para agosto, según la proyección del centro estadounidense que asesora a la Organización Panamericana de la Salud (OPS), que anticipa para entonces decesos cercanos a los 6.000 en México, Perú y Ecuador, y unos 700 fallecidos en Argentina.

El Instituto para la Métrica y Evaluación de la Salud de la Universidad de Washington (IHME por sus siglas en inglés) reveló esta semana su modelo para Latinoamérica, cuyas proyecciones llegan hasta el 4 de agosto.

"Este análisis muestra en América Latina una epidemia esperada bastante grande en Brasil y luego epidemias más pequeñas pero sustanciales en México, Perú y Ecuador y una epidemia mucho más pequeña en Argentina", dijo el miércoles a periodistas el director del IHME, Christopher Murray.

Nueve países latinoamericanos con más de 50 muertos por el nuevo coronavirus fueron estudiados. 

El experto se dijo consciente de las dificultades de contemplar lo sanitario y lo económico para la toma de decisiones, pero señaló que "desde el punto de vista de la salud pública, no tiene sentido aflojar las medidas de distanciamiento social cuando aún no se llegó al pico de contagios".

El IHME advirtió en un comunicado que en los lugares donde sigan registrándose infecciones y donde las pruebas y el rastreo de contactos sean insuficientes, aflojar el aislamiento social podría prolongar la pandemia y provocar un mayor número de muertes, además de aumentar el riesgo de una segunda ola de contagios.

Murray dijo que para Brasil el pico de contagios se alcanzará a fines de junio y señaló que el invierno austral "probablemente empeorará las cosas".

"A diferencia del hemisferio norte, donde la estacionalidad de las temperaturas puede estar disminuyendo un poco la transmisión, lo contrario será cierto para los estados del sur de Brasil", indicó.

AFP