Fotografía referencial
"Debemos ser conscientes del hecho de que aún estamos en territorio desconocido", asegura una paciente. | Fuente: AFP or licensors | Fotógrafo: PRAKASH SINGH

El plasma es la parte líquida de la sangre que concentra los anticuerpos tras una enfermedad. El de los pacientes curados ya resultó ser eficaz, en estudios a pequeña escala, contra enfermedades infecciosas como el ébola o el Sras

La agencia estadounidense de medicamentos, la FDA, dio su visto bueno a ensayos con el plasma de convalecientes como tratamiento contra el coronavirus, que ha contagiado a más de 245.000 personas en Estados Unidos

Los experimentos actuales no aspiran a encontrar una solución milagrosa, dice Bruce Sachias, responsable médico del Centro de Recogida de Sangre neoyorquino, encargado de gestionar las donaciones de plasma en la primera metrópolis estadounidense.

"Debemos ser conscientes del hecho de que aún estamos en territorio desconocido", asegura. 

Eldad Hod y Steven Spitalnik, expertos en transfusiones sanguíneas que dirigen esas pruebas en el hospital Irving de la Universidad de Columbia, también destacan la incertidumbre que rodea esos experimentos

Pensamos que "entre siete y 14 días después del inicio de una infección, la gente desarrolla una reacción inmunitaria y acaban creando grandes cantidades de anticuerpos. Pero no sabemos exactamente cuándo se produce el pico de esa creación", explica el doctor Spitalnik. 

Algunos datos sugieren que el pico llega 28 días después de la infección, pero Spitalnik espera que sus investigaciones proporcionen una imagen más precisa del proceso. Cada donación de plasma podría "salvar tres o cuatro vidas", según el doctor Hod. 

El objetivo, entonces, es recoger bastante plasma para que los investigadores puedan realizar estudios formales, en los que compararán la reacción de personas que reciban anticuerpos de pacientes curados de coronavirus con un grupo de control al que se inyectará plasma de personas que no padecieron la COVID-19

Hod señaló que los primeros plasmas se destinarán "por compasión" a enfermos deCOVID-19 que no participan en el estudio, pero para quienes los demás tratamientos hayan resultado ineficaces. 

Además, los investigadores desean probar posteriormente su método en pacientes hospitalizados y como tratamiento preventivo en entornos vulnerables, como las residencias de ancianos. En tiempos normales, llevarían a cabo ensayos clínicos muy controlados, más largos y con unos resultados más sólidos. Pero "estamos en crisis", dice Spitalnik para justificar el camino elegido.