Foto: Difusi
Un grupo de desconocidos disparó contra un albergue infantil en la población indígena San Juan Copala, ubicada a unos 350 kilómetros al oeste de la ciudad de Oaxaca, lo que dejó a un menor muerto y tres más lesionados, dijeron hoy fuentes de esa comunidad rural del sur de México.

Jorge Alvino, vocero de esa localidad, en la que habitan indígenas de la etnia triqui, dijo a Efe que los hechos tuvieron lugar el pasado sábado cuando "un grupo de personas armadas atacaron el albergue infantil" de esa población, ubicada en una zona montañosa de difícil acceso.

Según Alvino, las balas "alcanzaron al niño Elías Fernández de Jesús", quien perdió la vida, mientras que los menores Tomotelín y Jacinto Velasco resultaron heridos y actualmente reciben atención médica en un pequeño centro médico de la misma población.

Las autoridades de San Juan Copala declararon hace dos años a esa localidad como un "municipio autónomo", por lo que la misma comunidad indígena dicta sus normas, lo que sucede en varias poblaciones rurales mexicanas, debido a que la Constitución de México permite a las minorías étnicas regirse con sus usos y costumbres.

Por su parte, el subsecretario de Gobierno de Oaxaca, Joaquín Rodríguez, indicó en declaraciones a Efe que las autoridades oaxaqueñas no tienen información sobre los hechos.

"Ya deberían habernos avisado pero nadie sabe nada", indicó, y recordó que se trata de una "población alejada".

Los hechos se registraron el fin de semana "y es la hora que no hay ninguna investigación", señaló por su parte Severiano Martínez, uno de los líderes de la Unidad de Bienestar Social de la Región Triqui (Ubisort), una organización indígena de la zona.

"La situación es muy difícil, todos están encerrados porque tienen miedo de otro enfrentamiento", dijo, y explicó que el albergue infantil fue cerrado.

En San Juan Copala se disputan el poder local distintas organizaciones indígenas y campesinas, entre las que figuran la Ubisort, el Movimiento Unificador de Lucha Triqui (MULT) y el Movimiento Unificador de Lucha Triqui Independiente (MULT-I).

Los padres de los niños heridos eran integrantes de MULT-I, organización que actualmente detenta el poder en la población, y los del menor asesinado de Ubisort, según Martínez.

En abril de 2008 fueron asesinadas dos locutoras indígenas de la emisora comunitaria La Voz que Rompe el Silencio, con sede en San Juan Copala, en un crimen condenado por diversas organizaciones internacional de defensa de la libertad de prensa.

EFE