El mundo de la NBA recibió conmocionado la noticia de que a Larry H. Miller, el popular dueño de los Jazz de Utah, le fueron amputadas sus piernas por causa de complicaciones relacionadas con el tipo 2 de diabetes.

 

La amputación de las dos piernas se hizo 15,2 centímetros por debajo de los riñones, según informó el portavoz de los Jazz, Jonathan Rinehart, quien indicó que la operación se hizo con éxito y que Miller permanece estable.

 

"Larry evoluciona de forma favorable y se espera que pueda recuperarse en las próximas semanas y meses", explicó Greg Miller, hijo de Larry Miller, en un comunicado escrito.

 

Antes de que Miller fuese sometido a la amputación de las piernas ya había usado silla de ruedas, según la información ofrecida por Rinehart.

 

El pasado octubre, los doctores descubrieron a Miller una infección en el hueso y varias úlceras diabéticas en los pies, de las que fue tratado con una intervención quirúrgica menor.

 

También, durante el verano, tuvo un ataque al corazón, que se le complicó con el fallo de un riñón y hemorragia gastrointestinal, que obligó a los doctores a hacerle varias transfusiones de sangre y a hospitalizarlo durante unos dos meses.

 

Los problemas médicos continuaron para Miller, que tuvo que volver al hospital para someterse durante nueve días al tratamiento de diálisis que le permitió eliminar el exceso de líquido que tenía en su cuerpo.

EFE