Dos hombres naufragaron durante tres semanas hasta que un crucero los encontró de casualidad

Debido al mal tiempo, el bote de los pescadores se alejó de la costa y el combustible se les acabó al intentar regresar. De milagro, un crucero que se dirigía a Cuba se desvió a Jamaica y los encontró en el camino.

Dos pescadores habían quedado varados en su bote durante 20 días. Iban a la deriva, sin combustible, con poca agua bebible y comiendo los peces que lograban atrapar.

Su salvación llegó el último viernes de una forma inesperada: un enorme crucero con 11 cubiertas, un comedor, cafetería, cuatro bares, spa, entre otros lujos.

El crucero Empress of the Seas de la empresa Royal Caribbean descubrió a los dos marineros en la pequeña embarcación a medio camino entre las islas Gran Caimán y Jamaica, contó el portalvoz de la empresa a CNN.

La suerte y el rescate

Como si fuese el destino, el crucero había sido desviado de la ciudad de Cienfuegos (Cuba) a Ocho Ríos (Jamaica), debido al mal tiempo, explicó Ted Miller.

El crucero detectó una señal de luces a las 7 de la noche del viernes y redujo la velocidad para acercarse al pequeño barco. Pese a que contactaron con los contros de rescate de las zonas cercanas, estos les dijeron que no podían ayudarlos.

Entonces, unos minutos antes de las 10 de la noche, los tripulantes del crucero decidieron bajar un bote más pequeño y rescatar a los marineros. A bordo de la embarcación de lujo los marineros recibieron agua y atención médica. Uno de los pescadores estaba tan débil que no podía caminar, dijo el meteorólogo del Royal Caribbean.

¿Cómo quedaron a la deriva?

Los navegantes habían zarpado inicialmente de Costa Rica. Mientras dormían por la noche, el bote se alejó de su equipo de pesca debido al mal tiempo. Luego se les acabó el combustible al intentar regresar, relató Miller.

Horas después del rescate, James Van Fleet, el meteorólogo de Royal Caribbean, tuiteó más detalles y fotos del hallazgo. Contó que los pescadores le dijeron a la tripulación del crucero que solo tenían suficiente comida y agua para siete días.

"Si no hubiéramos cambiado el itinerario, nunca hubiéramos estado en ese lugar en ese momento. A veces necesitas un poco de suerte para un milagro", escribió Van Fleet en Twitter.

Además de la atención médica, la tripulación del crucero les dio a los pescadores 300 dólares para comprar ropa y comida cuando salieran del hospital.

¿Qué opinas?