Haití y unión de Latinoamérica y Caribe en agenda del Grupo de Río

Una veintena de presidentes se reunirán hoy y mañana en México el marco de la XXI Cumbre del Grupo de Río, llamada en esta ocasión de la Unidad de América Latina y el Caribe.
Foto: EFE

La reconstrucción de Haití y la creación de un organismo regional de América Latina y el Caribe sin Estados Unidos, cuyas premisas pactaron los cancilleres, son los temas clave de la agenda de la cumbre del Grupo de Río que inicia hoy en México.

Previo a la cumbre se celebró el domingo la primera reunión entre México y el Caricom (Comunidad del Caribe) en la que sonó con fuerza la voz del presidente de Haití, René Preval, quien suplicó por una gran coalición internacional que socorra al millón de haitianos que viven a la intemperie desde el terremoto del 12 de enero que, estimó, puede haber dejado un saldo final de 300.000 muertos.

Los cancilleres del Grupo de Río mantuvieron este fin de semana sesiones de trabajo en la zona turística de Cancún (sureste de México) en las que acordaron una propuesta de un nuevo mecanismo regional que abordaría incluso temas de Defensa y que arrancaría en 2011, según declararon algunos de ellos a la prensa.

Los cancilleres presentarán ese proyecto a sus presidentes -algunos de los cuales han ido llegando este domingo a Cancún- que se reunirán el lunes y martes en el marco de la XXI Cumbre del Grupo de Río, llamada en esta ocasión de la Unidad de América Latina y el Caribe.

"Esta discusión está ya avanzada y solamente los presidentes tendrían que tomar una decisión sobre el texto", dijo el canciller de Ecuador, Ricardo Patiño, al término de su reunión a puerta cerrada que se extendió más de lo esperado por las discusiones en torno a los estatutos del futuro organismo.

La importancia del nuevo mecanismo es que se tendría un "diálogo político al más alto nivel", que podrá girar en torno a "temas que tengan que ver con la defensa, con el comercio", añadió el canciller.

El futuro organismo regional, del cual se espera que unifique la voz de América Latina frente a otros bloques regionales, se pondría en marcha en julio del 2011 en Caracas, pero antes de esa fecha los gobernantes de la región tienen que terminar de consensuar varios temas, como el nombre, la organización interna, las eventuales cuotas, entre otras cosas.

El presidente venezolano Hugo Chávez, antes de viajar a Cancún (1.500 km al oeste de Ciudad de México), saludó la iniciativa.

Es una "propuesta para desprendernos definitivamente del coloniaje que Estados Unidos puso a este continente", afirmó.

Coincidiendo con la llegada a Cancún de los presidentes Cristina Kirchner (Argentina), Luiz Inacio Lula da Silva (Brasil) y Michelle Bachelet (Chile), se realizó una cumbre previa entre México y el Caricom (Comunidad del Caribe) en la que Preval pidió acciones humanitarias urgentes para los damnificados en su país.

"Por favor, ayuden a más de un millón de haitianos que todos los días duermen en las calles" y que son afectados por las lluvias, pidió Preval ante los 15 países de la Caricom y el presidente mexicano, Felipe Calderón.

Preval estará en el centro de la mesa del almuerzo privado que compartirán el lunes la veintena de presidentes que han confirmado su presencia en la cumbre de Río.

El gran ausente de la cita será Porfirio Lobo, presidente de Honduras, país excluido porque permanece por fuera de la Organización de Estados Americanos (OEA) a raíz del golpe que sacó del poder a Manuel Zelaya en junio pasado.

A pesar de que el tema no aparece en la agenda del cónclave, es probable que algunos mandatarios lo aborden, habida cuenta del carácter flexible de las intervenciones en este organismo.

Aunque fue invitado especialmente por México, el gobernante de Cuba, Raúl Castro, no ha confirmado hasta ahora su asistencia.

Por el contrario, los presidentes electos Sebastián Piñera (Chile) y Laura Chinchilla (Costa Rica) asistirán como invitados especiales.

Próximo a su fin de mandato, la chilena Michelle Bachelet recibirá de su homólogo mexicano, Felipe Calderón, la secretaría del Grupo de Río para los siguientes dos años.

Varios mandatarios también tienen previstas reuniones bilaterales.

Destaca la de Rafael Correa, de Ecuador, y Alvaro Uribe, de Colombia, quienes en 2008 protagonizaron junto a Chávez la cumbre anterior del Grupo de Río en Santo Domingo, donde se logró aplacar el ánimo belicista desatado por una intervención militar colombiana en el norte ecuatoriano.

AFP