Los ´indignados´ toman la Bastilla

Decenas de personas se manifestaron en la parisiense plaza de la Bastilla para extender a Francia las reclamaciones del movimiento ´Democracia real ya´.

Decenas de personas se manifestaron hoy en la parisiense plaza de la Bastilla para extender a Francia las reclamaciones del movimiento "Democracia real ya", por segundo día consecutivo.

Los manifestantes, entre los que se encontraban muchos franceses, se situaron en las escaleras de la ópera de la Bastilla, edificio emblemático de la capital, donde desplegaron pancartas y corearon lemas similares a los que se escuchan en la Puerta del Sol de Madrid.

"Mientras haya alguien en Sol, nosotros estaremos aquí apoyándoles", afirmó a Efe Mónica Sala, una joven investigadora que inició en Francia, a través de la red social Facebook, la protesta que ayer tuvo lugar ante la Embajada española en la capital francesa.

Una enorme pancarta en las escaleras llamaba al "levantamiento" a "las personas de todo el mundo", con el objeto de sumar apoyos a la protesta.

En el centro del lugar de la manifestación se situó una tienda de campaña, una forma de rendir homenaje a los manifestantes de la Puerta del Sol.

La protesta se desarrolló en ambiente festivo, con cánticos en español y en francés y con multitud de manifestantes que portaban girasoles, un símbolo que algunos de ellos habían propuesto en la reunión de la víspera.

Sala precisó que, por el momento, no se sabe si el movimiento ciudadano tendrá continuidad, pero indicó que dependerá mucho de lo que suceda en Madrid, donde la Junta Electoral Central prohibió la concentración en la jornada de reflexión previa a las elecciones municipales y autonómicas del domingo.

"La gente quiere seguir la manifestación. Una de las propuestas que circulan entre los manifestantes es la de organizar una concentración durante el día y acampar en algún punto de la ciudad por la noche en solidaridad con la protesta de Madrid", dijo Sala.

Pese a que los participantes no tenían permiso para organizar la concentración, la presencia policial era muy inferior a la que rodeó la protesta frente a la embajada española. EFE