Foto: EFE
La vida del diestro mexicano Arturo Macías, corneado a la altura del bajo vientre y con una trayectoria con dirección hacia el tórax, en el Puerto de Santa María (Cádiz, sur), no corre peligro, aunque hay una gran preocupación sobre su estado, según informaciones de su entorno.

Macías ha sido estabilizado en la enfermería de la plaza de toros portuense por el equipo médico que dirige el cirujano Julio Mendoza, y en estos momentos está siendo trasladado en UVI móvil a Sevilla, donde será ingresado en la Clínica Sagrado Corazón.

Las primeras informaciones en los aledaños de la enfermería apuntan a dos cornada que pueden afectarle la cavidad pulmonar, no obstante, según fuentes allegadas al torero, su "vida no corre peligro".

Macías se tiró a matar sin salirse de la suerte al tercer toro de la corrida, primero de su lote, de la ganadería de Buenavista, y fue "cazado" de lleno, prendiéndole por el bajo vientre, levantándole del suelo y zarandeándole unos segundos, muy angustiosos, en el aire.

El mexicano fue izado por miembros de las cuadrillas, perdiendo el conocimiento camino a la enfermería.

EFE