Foto: EFE
Un oso panda macho gigante murió en un zoológico japonés tras ser sedado para una donación de semen con motivo de un programa de inseminación artificial, afirmó un responsable del parque.

Kou Kou, o Xing Xing en chino, murió de un paro cardiaco al no poder recuperarse de la anestesia a la que fue sometido en el zoo de Oji, en el puerto de la ciudad de Kobe (al oeste).

Los veterinarios habían sedado al animal de 14 años de edad para fecundar a una hembra, Tan Tan, o Shuang Shuang en chino, de la misma edad.

El parque reservó un lugar para ofrendas florales y mensajes de condolencias.

Los pandas gigantes, una especie en peligro de extinción, se reproducen de forma sumamente lenta en cautiverio.

El zoo de Kobe, después de tratar en vano de aparear naturalmente a la pareja de 2003 a 2006, optó por la inseminación artificial.

Tan Tan quedó preñada en 2007 pero el osezno nació muerto. En el mes de agosto siguiente parió otro, que murió a los tres días.

AFP