Las bombas atómicas que devastaron las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki. | Fuente: AFP/Archivo

Las dos bombas atómicas que lanzó Estados Unidos hace más de 70 años a Hiroshima y Nagasaki causaron una enorme devastación y destrucción; sin embargo, las ciudades japonesas actualmente están habitadas, a diferencia de la ciudad ucraniana de Chernóbil que quedó deshabitada tras la explosión de una planta nuclear.

Un informe de la BBC Mundo detalla las razones principales que explican las diferencias de los impactos que tuvieron estos desastres nucleares a lo largo del tiempo, mismas que están relacionadas a la ubicación, la cantidad de combustible y la reacción nuclear.

Chernóbil emitió más radiación

La explosión del reactor de la planta de Chernóbil liberó siete toneladas de combustible nuclear y emitió 100 veces más radiación que las bombas que de Hiroshima y Nagasaki.

El reactor número cuatro Chernóbil tenía unas 180 toneladas de combustible nuclear del cual 3,600 kilos era uranio puro, a diferencia de la bomba de Hiroshima que transportaba solo 63 kilogramos de uranio enriquecido y Nagasaki unos 6,2 kilos de plutonio.

Cuando explotó el reactor de la planta de Chernóbil se calcula que se liberaron siete toneladas de combustible nuclear. | Fuente: AFP/Archivo

Hiroshima y Nagasaki detonaron en el aire

A diferencia de Chérnobil, donde la explosión del reactor provocó radioactividad en la tierra, las bombas de Hiroshima y Nagasaki detonaron en el aire y sus depósitos radioactivos se dispersaron en la nube generada por la explosión.

Además, la bomba de Hiroshima, sólo hizo reacción 0,90 kg de uranio, al igual que Nagasaki con sólo 0,90 kg del plutonio. En Chernóbil, unas siete toneladas de combustible nuclear, con enormes cantidades de partículas radioactivas, escaparon a la atmósfera.

Bomba atómica y planta nuclear

"Aunque funcionan sobre la base de los mismos principios, la detonación de una bomba atómica y el colapso de una planta nuclear son procesos muy diferentes", explica la página Physics Stack Exchange, especializada en estudios de física. 

Según explica el informe, una bomba atómica es creada con la finalidad de liberar la mayor energía posible en el menor tiempo durante la explosión. Libera átomos radioactivos que tienen un período de vida corto. En cambio un reactor nuclear está diseñado con el objetivo de producir energía con un proceso de reacción lento, lo que genera desechos nucleares con un período largo de vida.

Concluye que la radiación de un accidente nuclear puede ser mucho más baja que la de una bomba, pero su tiempo de vida será más largo. En el caso de Chernóbil, esta investigación asegura que tendrán que pasar 20,000 años para que Chernóbil pueda ser habitado.


0 Comentarios
¿Qué opinas?