A pesar de sus condiciones de vida privilegiadas, el soldado explicó que no sentía ningún deber de lealtad hacia el régimen norcoreano. | Fuente: EFE

Un soldado norcoreano que desertó a Corea del Sur bajo una lluvia de balas el año pasado es hijo de un general y considera que la mayoría de sus coetáneos no sienten ninguna lealtad hacia Kim Jong Un, informó un diario japonés.

Su espectacular cruce de la frontera en la localidad de Panmunjom en la Zona Desmilitarizada (DMZ) que divide la península copó portadas en todo el mundo. Oh Chong Song fue hospitalizado en estado grave.

Es muy raro que soldados norcoreanos deserten en Panmunjom, un destino turístico importante y el único lugar de la frontera donde las dos Coreas están frente a frente. Oh, de 25 años, el hijo de un general, anunció el diario japonés Sankei Shimbun precisando que se trata de su primera entrevista.

A pesar de sus condiciones de vida privilegiadas, el soldado que se presentó como de la "clase superior" explicó que no sentía ningún deber de lealtad hacia el régimen norcoreano.

"En Corea del Norte, el pueblo, y en especial las jóvenes generaciones, son indiferentes los unos a los otros, a la política y a sus dirigentes, no hay ningún sentido de la lealtad".

Su relato 

Se declaró "indiferente al reino de Kim Jong Un, tercero en la dinastía que dirige Corea del Norte. "Probablemente el 80% de mi generación es indiferente y no tiene ningún sentimiento de lealtad", agregó.

El exsoldado desmintió informaciones de la prensa surcoreana que indicaban que era buscado por asesinato en su país.

Según el relato publicado por el Sankei, había bebido tras una disputa con amigos. Al regresar a su puesto, franqueó un puesto de control y temiendo ser ejecutado decidió continuar su camino. "Tuve miedo de ser ejecutado si retrocedía, entonces crucé la frontera", dijo agregando que no lamentaba su deserción.

Su identidad fue confirmada por los servicios de inteligencia japoneses, según el diario, que publica un vídeo en el que aparece con una chaqueta negra y hablando con acento norcoreano. No se puede ver su rostro.

El ministerio surcoreano de Unificación rechazó comentar la información. Lee Cook-jong, el médico surcoreano que le atendió, contó el mes pasado que el joven encontró un empleo y se compró un auto. (AFP)

¿Qué opinas?