Unas 500 personas de diversas nacionalidades pudieron por fin pisar tierra firme en el puerto de Yokohama. | Fuente: EFE

Cientos de pasajeros del crucero Diamond Princess comenzaron hoy a desembarcar al acabar la cuarentena decretada por el coronavirus, un período que ha dejado 542 contagios a bordo y muchas dudas sobre seguridad sanitaria.

Unas 500 personas de diversas nacionalidades pudieron por fin pisar tierra firme en el puerto de Yokohama (sur de Tokio) este miércoles y regresar a sus hogares, tras verse sorprendidos durante su viaje por la decisión de Japón de aislar el barco al detectar que uno de los pasajeros contrajo el COVID-19.

Las autoridades niponas dieron prioridad para abandonar el buque a las personas de edad más avanzada y que hubieran dado negativo en los test del virus, de los aproximadamente 3.100 que seguían a bordo del Diamond Princess.

El desembarco comenzó en medio de un amplio dispositivo médico y de seguridad desplegado en el puerto de Yokohama, destinado a proteger la salud de los pasajeros y a preservar su identidad ante la enorme atención mediática generada por esta situación.

Varios pasajeros documentaron su salida del barco con fotografías y vídeos colgados en las redes sociales, en los que mostraban su alivio con mensajes como "¡Hola, mundo!" o "De vuelta a tierra firme" y agradecían el trato recibido por la tripulación del Diamond Princess.

Atrás queda para ellos la inquietud sobre si iban a resultar o no contagiados a bordo, como ha sucedido hasta ahora con casi el 22 % de los pasajeros y tripulantes, o la incertidumbre sobre la fecha exacta en que podrían salir.

Los aproximadamente 2.500 pasajeros restantes deberán aguardar con resignación a que llegue su turno para desembarcar hasta el próximo viernes, y siempre que den negativo en el test. (EFE)


¿Qué opinas?