El Capitolio en Washington.
El Capitolio en Washington. | Fuente: AFP

El nuevo Congreso de Estados Unidos asume sus funciones este domingo en medio de un ambiente expectante por la definición de la mayoría en el Senado y por la promesa de una sesión agitada el próximo miércoles, en la que se sellará la victoria del presidente electo Joe Biden

El demócrata Biden, de 78 años, podrá contar con una mayoría en la Cámara de Representantes, cuyos 435 miembros jurarán este domingo antes de designar en este caso a su presidenta por los próximos dos años. Ese cargo casi seguramente volverá a caer en Nancy Pelosi, 80 años, pese a la renuencia de algunas voces situadas en la izquierda del partido.

En el Senado la historia es otra, ya que la definición está supeditada a dos elecciones que tendrán lugar el martes en el estado de Georgia (sur), y en las cuales los demócratas deben vencer en ambos escaños -algo difícil- para recuperar el control de la Cámara Alta

Prueba de lo que está en juego es que tanto el presidente Donald Trump como el mandatario electo Biden visitarán el estado el lunes. También lo harán sus respectivos números dos: Mike Pence y Kamala Harris.

Harris, que el 20 de enero se convertirá en la primera mujer y representante de una minoría en acceder a la vicepresidencia, era esperada en Savannah este domingo con el fin de motivar el voto entre la población negra, cuya movilización es clave. 

"Sólo tenemos unos días para hacer todo lo posible para volver al Senado", tuiteó Biden el sábado, llamando a sus partidarios a arremangarse en la recta final. 

En las últimas semanas Trump también ha tuiteado mucho sobre Georgia. Menos para apoyar a los candidatos de su partido y más para denunciar "fraudes" masivos que, según él, le habrían privado de su victoria en este estado tradicionalmente republicano. 

Algo que según diversos analistas podría servir a los demócratas: convencidos de la existencia de fraude, los votantes republicanos podrían verse tentados a quedarse en casa. Pero el "Grand Old Party" cuenta con un mitin del presidente para movilizarse y agitar el fantasma de un gobierno inclinado hacia la izquierda si son derrotados.

AFP