El sismo de este viernes fue antecedido por uno de magnitud 6.4 registrado un día antes. | Fuente: Twitter

Un terremoto de magnitud 7,1 sacudió el sur de California este viernes, menos de 48 horas después de que otro sismo de menor magnitud golpeara la misma área. El Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS) reportó el temblor a las 20H19 (03H19 GMT del sábado) a 17 km de la pequeña ciudad de Ridgecrest, donde el jueves se registró un sismo de magnitud 6,4.

Usuarios de los redes sociales difundieron videos que registraron la magnitud del sismo, entre ellos uno que capturó el momento de pánico que vivieron dos conductores de televisión durante la transmisión de un noticiero en vivo. 

Las imágenes muestran a los presentadores de la cadena CBS de Los Ángeles tratando de mantener la calma durante el terremoto, mientras describen lo que está sucediendo. La conductora finalmente se oculta bajo su escritorio para protegerse. 

Otro video registra un acto escolar en Ridgecrest, la ciudad más cercana al epicentro. Las imágenes muestran a varios niños cantando cuando empieza el terremoto. Un fuerte ruido y las imágenes agitadas de una cámara sacudida con violencia por el sismo, anteceden al caos de tomas desenfocadas y gritos de terror. 

Otros videos registran los efectos del sismo en piscinas, que se agitan como víctimas de violentos oleajes y en ambientes como restaurantes o halls de hoteles en los que se ve cómo es sacudido el mobiliario. 

 

Este movimiento, que se sintió con fuerza en la región de Los Ángeles, es 11 veces más fuerte que el anterior, según el USGS.

En Ridgecrest, de 30.000 habitantes, hay una base militar de la Armada estadounidense, la Naval Air Weapons Station China Lake, un amplio espacio desértico donde se prueban bombas y misiles.

Estos sismos han despertado de nuevo el fantasma de "El Grande" (The Big One), un terremoto potencialmente devastador que se teme golpee en algún momento el oeste del país. (Con información de AFP)

 

¿Qué opinas?