KLM
La aerolínea también tiene previsto cancelar al menos el 25 % de todos los vuelos programados para marzo, y hasta el 40 % de los planeados entre abril y junio. | Fuente: AFP

La aerolínea holandesa KLM planea recortar entre 1.500 y 2.000 empleos y reducir la jornada laboral de pilotos y tripulación hasta en un 40 % para hacer frente a las consecuencias de la cancelación de vuelos por el coronavirus, informó este sábado el director general de la compañía, Pieter Elbers.

En un comunicado, Elbers explicó que se recortarán las horas de trabajo para todo el personal y que se recomienda a pilotos, tripulación de cabina y de tierra trabajar entre un 30 % o 40 % menos de horas desde abril, debido a los efectos económicos que tiene en la empresa la cancelación de vuelos por la pandemia del coronavirus.

La aerolínea, en la que trabajan unas 34.000 personas, también tiene previsto cancelar al menos el 25 % de todos los vuelos programados para marzo, y hasta el 40 % de los planeados entre abril y junio.

Una de las primeras medidas tomadas por KLM cuando empezaron a notarse los efectos de esta crisis sanitaria fue la cancelación de los proyectos no iniciados, pero dado que la crisis continúa, la compañía cancela todos los proyectos de tecnología y de vivienda, recortará entre 300 y 400 millones de euros en inversiones y suspenderá los cursos de capacitación.

Esta decisión llega después de que el Gobierno holandés anunciara ayer las restricciones totales de vuelos a y desde cualquier ciudad de Italia, China, Hong Kong e Irán, lo que se suma a la prohibición de entrada a todos los viajeros del espacio europeo Schengen a Estados Unidos, medida anunciada el jueves por el presidente Donald Trump.

"El impacto del coronavirus en la aviación y en KLM es enorme, y la situación cambia y se deteriora constantemente. Con los últimos acontecimientos en Estados Unidos, hemos entrado en una crisis de magnitud sin precedentes y está claro que KLM debe tomar medidas drásticas para frenar esta situación excepcional", añadió Elbers.

Estas medidas afectarán en especial a los empleados sin un contrato fijo, aunque también se obligará a la prejubilación a los que ya estén en esa edad. (EFE)