El aeropuerto internacional Zaventem de Bruselas es uno de los más importantes de Europa. Tan solo en 2015 tuvo a más de 23 millones de pasajeros en tránsito.

El terminal aéreo fue el blanco de dos ataques suicidas reivindicados por el Estado Islámico que han dejado al menos 34 muertos.

Las bombas explotaron en el área de recepción de pasajeros, antes de los controles de seguridad. Podemos ver este área en una foto tomada por AFP en agosto de 2015 y una instantánea tras el atentado terrorista.

El aeropuerto permanece cerrado por las autoridades, afectando muchas rutas europeas y trasatlánticas.