Activistas intentaron ingresar a la perrera municipal para liberar al animal, pero no consiguieron su objetivo. | Fuente: AFP

El perro que mató a una mujer de 52 años discapacitada y su hijo de 27 será sacrificado. A esta decisión llegaron las autoridades de Hannover, al norte de Alemania, donde ocurrió esta tragedia.

El diario Bild informó que ‘Chico’ -el nombre del Stanford Terrier (raza considerada de pelea) que mató a su dueña y al hijo de esta- pasó por una evaluación, tras la cual el concejo de la ciudad acordó sacrificarlo.

La decisión causó polémica en la ciudad germana, con reacciones contrarias de grupos animalistas que cuestionaron duramente el fallo. De hecho, según el mentado diario, un grupo de activistas irrumpió en la perrera municipal e intentó liberar a ‘Chico’, pero no lograron su cometido.

Fue el guardián del lugar el que descubrió que las puertas habían sido violentadas, pero el perro continuaba en su jaula. El hombre llamó a la Policía que está investigando el caso.

Doble tragedia

La autopsia realizada a la mujer y a su hijo determinó que ambos "murieron a causa de las mordeduras" ocasionadas por su perro. Fue la hija y hermana de las víctimas quien alertó a la Policía al ver en la casa familiar el cadáver de su hermano, que padecía acondroplasia, y después los agentes encontraron también el cuerpo ensangrentado de la mujer.

La víctima había adquirido al perro en 2012 como protección contra su marido, quien iba a salir de prisión después de cumplir condena por intentar asesinarla, ya que la atacó con un hacha y la dejó parcialmente paralítica.

Este hecho ha reabierto en Alemania el debate sobre los requisitos para tener un perro de una raza considerada potencialmente peligrosa.


Sepa más:
¿Qué opinas?