Dietrich Mateschitz
Dietrich Mateschitz era propietario de la paradisíaca isla Laucala, en Fiji. | Fuente: AFP

El multimillonario austriaco Dietrich Mateschitz, fundador de la empresa de bebidas energéticas Red Bull, murió a los 78 años de edad, anunció la compañía la tarde del sábado en un comunicado.

"Les informamos que Dietrich Mateschitz ha muerto hoy", escribió la dirección de la empresa en un mensaje a los empleados, en el cual expresó "tristeza" y "gratitud por lo que ha logrado".

El jefe del equipo de Fórmula Uno de Red Bull, Christian Horner, calificó el sábado a Mateschitz como un "seguidor apasionado" y "la columna vertebral de todo lo que hacemos".

"Es muy, muy triste", dijo Horner en Austin, Texas, donde participaba en el Grand Premio de Estados Unidos. "Un gran hombre como pocos por lo que ha logrado y lo que ha hecho por mucha gente alrededor del mundo y en tantos deportes".

Declaró a Sky Sports F1 que Mateschitz fue "un hombre de visión, fuerza y sin temor de seguir sus sueños como lo hizo aquí en la Fórmula Uno. Demostró que se puede hacer una diferencia".

"Fue un seguidor apasionado y la columna vertebral de todo lo que hacemos. Un hombre extraordinario y un individuo inspirador", agregó Horner.

Dietrich Mateschitz construyó un imperio deportivo y mediático alrededor de la bebida energética Red Bull, que le dio fama mundial.

Propietario de la paradisíaca isla Laucala, en Fiji, la revista Forbes en 2002 le colocó como el hombre más rico de Austria, con una fortuna de 27 400 millones de euros.

Un bar de Hong Kong

Su principal legado, la bebida Red Bull, nació de uno de sus viajes de negocios por la empresa alemana de cosméticos Blendax, cuando en un lujoso bar de Hong Kong le sirvieron una bebida dulce muy conocida en Asia.

Inmediatamente le tomó gusto a la bebida y quedó impresionado con su aparente capacidad de ayudarle a superar la descompensación horaria.

Decidió asociarse con el creador de la bebida, el empresario tailandés Chaleo Yoovidhya, para fundar Red Bull en 1984.

La marca comenzó a ganar adeptos en países occidentales hasta tener alcance global gracias a una ingeniosa campaña de mercadeo y su asociación con los deportes extremos.

La marca incursionó también en la música y la aviación, al tiempo que patrocinó a numerosos atletas, como el paracaidista austriaco Felix Baumgartner, y ha entrado en el mundo de los deportes masivos.

Además de su participación en Fórmula Uno, Red Bull compró el equipo austriaco de fútbol de la ciudad de Salzburgo, y posteriormente el de la ciudad alemana de Leipzig.

Nacido en 1944 en la provincia sureña de Styria de una familia de educadores, 'Didi' estudió economía en Viena.

Tras sus estudios, trabajó como vendedor de detergentes para Unilever y subió rápidamente hasta convertirse en director de mercadeo de Blendax.

Red Bull emplea actualmente a 13 000 personas en 172 países y vende casi 10 000 millones de latas por año, con ingresos por 8 000 millones de euros anuales. (AFP)

NUESTROS PODCASTS:

- ‘Espacio Vital’: ¿En qué se parecen el fútbol y el coronavirus? El Dr. Elmer Huerta responde: