Argentina busca exportar a varios países su test que detecta la COVID-19 en menos de dos horas

El NEOKIT-COVID-19 permite indicar, de manera rápida, sencilla y a bajo costo, si una persona está o no infectada del nuevo coronavirus a partir de una muestra respiratoria.

Argentina presenta nuevo test rápido para detectar casos de COVID-19. | Fuente: EFE

Argentina busca exportar a diversos países el test que han desarrollado científicos locales para detectar el nuevo coronavirus, del que destaca la sencillez de su funcionamiento, la rapidez en arrojar el resultado y su bajo costo.

"Hemos recibido pedidos para que estos países lo puedan validar. Nos han pedido del orden de 500 determinaciones (test). En todos los lugares se valida previamente a la compra", dijo este jueves el ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación de Argentina, Roberto Salvarezza, en el Instituto de Ciencia y Tecnología Dr. Cesar Milstein (ICT Milstein) de Buenos Aires.

Este centro trabaja para tener a punto la próxima semana la primera remesa, para uso nacional, del NEOKIT-COVID-19, que, desarrollado por un grupo de cinco científicos, permite indicar en menos de dos horas, a partir de una muestra respiratoria, si una persona está o no infectada por la COVID-19.

Por el momento, el Gobierno de Alberto Fernández velará por abastecer la demanda de test en hospitales argentinos, tras lo cual planificará su plan de vender al exterior, en caso de que los países interesados validen el producto.

"Es un desarrollo el cual su característica fundamental es su simplicidad", explicó Adrián Vojnov, líder del equipo que proyectó el kit, en declaraciones a medios internacionales.

Menos falsos positivos o negativos

Según el experto, la diferencia fundamental entre este test -producido en Argentina con insumos nacionales e importados- y las pruebas de reacción en cadena de la polimerasa -conocidas como PCR- es que no se necesita un equipamiento complejo ni personal altamente cualificado para maniobrarlo.

El NEOKIT-COVID-19 tiene un alto grado de sensibilidad y especificidad analítica, lo que reduce la posibilidad de falsos negativos o positivos.

El procedimiento es el siguiente: la muestra que se quiere analizar se coloca en un tubo con una mezcla de reactivos con colorantes que posteriormente debe cerrarse e incubarse a una temperatura de 64 grados centígrados durante alrededor de una hora.

Si pasado ese tiempo, al destaparse, la mezcla es de color lila, el resultado es negativo, pero si cambió a azul celeste, es positivo.

(Con información de EFE)

¿Qué opinas?