Crisis en Ecuador: Policía desaloja a indígenas de un área del Parlamento con violencia

El desalojo se produjo tras la ocupación pacífica de un pequeño recinto de la entrada principal del Legislativo después de que los líderes indígenas alcanzaran un acuerdo con los organismos de seguridad.

La Policía se enfrenta con manifestantes durante una jornada de manifestaciones de este viernes en Quito (Ecuador). | Fuente: AFP | Fotógrafo: Jos頊acome

La Policía desalojó este viernes con violencia un área de la Asamblea Nacional de Ecuador (Parlamento) a la que habían accedido de forma pacífica manifestantes indígenas en el noveno día de protestas contra las medidas económicas del Gobierno.

Las fuerzas de seguridad emplearon una intensa carga contra los concentrados que habían ocupado previamente una parte del rellano de la fachada principal de la sede legislativa, sin discriminar entre las personas que se encontraban en el lugar.

La agencia de noticias de Efe constató la presencia de voluntarios de la Universidad Central, así como mujeres y niños, en el momento de los disparos de gases lacrimógenos, que acabaron abruptamente con la "toma simbólica" que habían celebrado los dirigentes del movimiento indígena.

El desalojo se produjo tras la ocupación pacífica de un pequeño recinto de la entrada principal del Legislativo después de que los líderes indígenas alcanzaran un acuerdo con los organismos de seguridad. "Es una victoria yo creo involvidable que dejaremos sembrada para nuestra futura generación", aseguraba el presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador (Conaie), Jaime Vargas, tras la "toma simbólica" de la sede.

Previamente los indígenas habían rodeado el edificio, situado en el centro de Quito y emplazado sobre una colina en la que por la mañana tuvieron lugar violentos choques con la policía. El objetivo declarado de la Conaie había sido la toma del edificio, como ya había ocurrido el martes en la jornada previa a la movilización nacional, que también secundaron los sindicatos y otros grupos sociales.

"Hoy hemos sido reprimidos con mayor fuerza con este Gobierno que no responde a los intereses del pueblo ecuatoriano", agregó el dirigente indígena sobre los violentos disturbios que se desencadenaron cuando las fuerzas del orden dispersaron a manifestantes del colectivo por la mañana. 

Varias personas reaccionan al desmayo de una mujer durante los enfrentamientos de la policía y manifestantes en una nueva jornada de protestas este viernes, en Quito (Ecuador). | Fuente: AFP | Fotógrafo: Jos頊ᣯme

Rechazan diálogo con Lenín Moreno

El movimiento indígena rechazó este viernes el ofrecimiento del presidente Lenín Moreno de sostener un diálogo directo para resolver la crisis que estalló por los ajustes económicos pactados con el FMI. "El diálogo que promulga carece de credibilidad", señaló en un comunicado la Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie), añadiendo que solo conversará con el gobierno "cuando se derogue" el decreto que eliminó los subsidios a los combustibles.

Más temprano, el mandatario, que ha descartado echar atrás sus medidas, había planteado a los líderes de la Conaie un encuentro directo para "encontrar soluciones". "El país debe recuperar la calma; que el país sepa que tenemos la voluntad del diálogo, pues aquí está la mía", dijo en un breve mensaje por radio y televisión.

En su comunicado, la organización indígena sostiene que "el diálogo que el gobierno nacional dice promulgar se ha sustentado (...) en una de las peores masacres en la historia del Ecuador". En esos términos aludieron a los enfrentamientos que en más de una semana de protesta dejan cinco civiles muertos y unos 2.000 heridos y detenidos, según la Defensoría del Pueblo.

La dirigencia indígena exhorta al Ejecutivo de Lenín Moreno a derogar el decreto 883, que contiene la eliminación del subsidio a los carburantes y desencadenante de las protestas de los últimos nueve días. Este recorte buscaba alistar recursos para las arcas del Estado en respuesta a las condiciones que el Fondo Monetario Internacional (FMI) y otras entidades habían puesto al país para recibir un línea de crédito de más de 10.000 millones.

 

¿Qué opinas?