El huracán Irma se aleja a una velocidad de 13 kilómetros por hora de Cuba tras dejar severas inundaciones costeras en la noche por todo el litoral norte del occidente, donde se ubican La Habana y el polo turístico de Varadero. Sus efectos aún se sentirán este domingo con fuertes lluvias.

En la capital cubana se registraron fuertes vientos durante toda la noche que no hicieron estragos, aunque sí se reportan daños en techos de algunas viviendas y en el tendido eléctrico, además de árboles caídos, pudo constatar un equipo de Efe.

El Malecón de la Habana permanece inundado desde anoche aunque los habitantes de las viviendas próximas al mar fueron evacuadas de sus casas, unas 15,000 personas en toda la capital.

"Persisten las fuertes marejadas y severas inundaciones costeras en la costa norte occidental, incluyendo el malecón habanero. Las bandas de alimentación de Irma mantienen su influencia sobre las regiones occidental y central con lluvias fuertes", indicó en su último boletín el Instituto de Meteorología de Cuba.

Irma se aleja, pero no las lluvias

Aunque Irma se aleja de Cuba, se mantendrán los vientos con fuerza de tormenta tropical en todo el centro de la isla y se podrán dar rachas de hasta 130 kilómetros en la mitad norte de las provincias del centro y el occidente de la isla, indicó el Insmet.

El ojo de Irma se acercó anoche peligrosamente a Cuba, a unos 45 kilómetros de Varadero, aunque este domingo ya se había trasladado hacia el norte, para llegar a Florida, Estados Unidos. (EFE)

Sepa más: