Huracán Fiona
El Huracán Fiona ha dejado devastado la isla francesa de Guadalupe, ubicado en el Mar Caribe | Fuente: AFP | Fotógrafo: LARA BALAIS

El huracán Fiona tocó tierra este domingo en el sur de Puerto Rico, dos días antes del quinto aniversario de la llegada del huracán María que devastó la isla.

Fiona, que ya ha sumido a todo este territorio estadounidense en la oscuridad, tocó tierra a las 1.20 p. m. (hora local) cerca de Punta Tocón (suroeste), informó el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (NHC).

El huracán avanza con vientos de hasta 140 km/h. De momento, es de categoría 1, la más baja de las cinco en la escala de Saffir-Simpson, pero se espera que "se fortalezca aún más en las próximas 48 horas", indicó el NHC.

Primeros destrozos de Fiona

El temporal ha provocado un apagón general en la isla desde poco después de las 11.00 a.m. (hora local) informó la Autoridad de Energía Eléctrica de Puerto Rico, la corporación pública a cargo de la generación de electricidad.

Esa entidad ya ha conseguido reiniciar varios generadores, un primer paso hacia el restablecimiento de la red eléctrica, indicó su director, Josué Colón, en una entrevista televisiva.

Según los protocolos establecidos, una vez logre reactivar esa red, la autoridad intentará restablecer primero el servicio a hospitales y otros edificios gubernamentales que ofrecen servicios esenciales.

Huracán Fiona
Los ríos se han desvordado en la ciudad luego del paso del huracán Fiona | Fuente: AFP | Fotógrafo: LARA BALAIS

Ríos, carreteras y zona urbana perjudicados

El río Grande de Loiza y el río Cagüitas, en el norte y centro de la isla, se desbordaron en algunas áreas, informó en Twitter el Servicio Meteorológico Nacional de Estados Unidos.

"Las comunidades a lo largo de estos ríos, deberían considerar moverse a un lugar más alto de inmediato", añadió.

Según medios locales, otros ríos se desbordaron en el sureste de la isla, inundando carreteras y zonas urbanas, y en la montaña y la zona suroeste, varias familias han perdido el techo de sus casas por las ráfagas de vientos y han tenido que cobijarse en refugios habilitados por el gobierno.

Por la mañana, el gobernador de Puerto Rico, Pedro Pierluisi, instó a la población a refugiarse."Le pedimos a nuestro pueblo que se mantenga en su hogar y que busquen refugio si lo necesitan. Continuamos bajo un aviso de huracán", declaró. "Por su tamaño, esta tormenta va a estar impactando a todo Puerto Rico", añadió.

Acciones y medidas

Pierluisi anunció la suspensión de las clases en las escuelas el lunes, ante pronósticos de que las lluvias continuarán.

También canceló el trabajo de los empleados gubernamentales, excepto aquellos que ocupan puestos críticos o que proveen servicios esenciales durante la emergencia.

El presidente estadounidense, Joe Biden, aprobó el domingo la declaración del estado de emergencia en Puerto Rico, una medida que permite liberar fondos federales para las labores de ayuda.

La antigua colonia española se convirtió en territorio estadounidense a fines del siglo XIX antes de obtener el estatus de estado libre asociado en 1950.

Huracán Fiona
El Huracán Fiona está en categoría 1 y podría subir en los próximos días durante su recorrido por Puerto Rico | Fuente: AFP | Fotógrafo: LARA BALAIS

Panorama no alentador

Las autoridades anticipan lluvias de 20 a 25 pulgadas (de 508 mm a 635 mm) en áreas aisladas de Puerto Rico, una cantidad bastante inferior a las cerca de 40 pulgadas registradas durante el huracán María, que azotó el territorio caribeño hace casi cinco años.

"Podemos esperar que haya estragos, pero no al nivel de María", dijo Ernesto Morales, del NWS, en la misma rueda de prensa que el gobernador.

A raíz de María, Puerto Rico quedó incomunicado y grandes áreas estuvieron sin electricidad durante meses. Casi 3 000 personas murieron a consecuencia del desastre, según el balance oficial.

Fiona ya causó graves daños a su paso por Guadalupe el viernes pasado por la noche. En algunos lugares, el agua subió a más de 1.50 metros en ese territorio francés. Un hombre murió allí, arrastrado con su casa por la crecida de un río.

El calentamiento de la superficie de los océanos aumenta la frecuencia de los huracanes más virulentos, con vientos más fuertes y lluvias más intensas, según expertos.

(AFP)