Yordy Rafael L.G fue capturado por la Policía tras el feminicidio. | Fuente: @malvapica

El jefe de Operaciones de la Policía, general Patricio Carrillo, admitió este domingo que la institución asume responsabilidad sobre el incumplimiento del protocolo que siguieron sus agentes para actuar contra un feminicida que acuchilló a una mujer embarazada la noche del sábado en la ciudad de Ibarra.

Desde la Secretaría de Comunicación precisaron que Carrillo mencionó que se incumplió con algunos protocolos en la actuación de la Policía Nacional. El jefe policial también participó de una reunión que se prolongó durante varias horas y que encabezó la ministra del Interior, María Paula Romo, con altos responsables de seguridad y autoridades locales

El responsable aclaró que ningún policía tiene prohibido hacer uso de su arma, antes de asegurar que “no hubo una adecuada ponderación de los riesgos”. En esa línea explicó que “se deben tomar en cuenta tres parámetros para el uso (de arma): necesidad, legalidad y proporcionalidad”.

MInistra condena crimen

Por su parte, la titular del Interior indicó a través de Twitter que “la Policía no solo puede usar la fuerza, tiene la obligación de hacerlo cuando se trata de proteger la vida, es su deber. Hay reglas que deben cumplirse, pero tiene la obligación de hacerlo”.

Romo mencionó que Imbabura es la única provincia donde existe un policía privado de libertad por usar la fuerza, y que se debe dar un mensaje claro de respaldo a la actuación de la Policía ecuatoriana.

Horas antes informó de que grupos especiales de la Policía Nacional llegaron hasta esa provincia para dar apoyo y que permanecerán en el lugar hasta nuevo aviso.

Proceso contra feminicida

Por otra parte, la Fiscalía de Imbabura informó de que ya se han formulado cargos contra el detenido por el feminicidio, que se encuentra bajo prisión preventiva y ha sido trasladado al Centro de Rehabilitación Social de Cotopaxi.

La instrucción fiscal del caso se prolongará 30 días, precisó el órgano fiscal.

¿Qué opinas?