Ecuador
Desde 2 izquierda, los familiares de los periodistas ecuatorianos secuestrados el hermano de Paúl Rivas, Ricardo Rivas; el padre de Javier Ortega, Galo Ortega y la novia de Paúl Rivas, Yadira Aguagallo en una rueda de prensa. | Fuente: EFE

Las familias de los tres periodistas ecuatorianos secuestrados y asesinados en abril pasado en la frontera de Colombia con Ecuador, pidieron no considerar la muerte del terrorista alias ‘Guacho’ como 'un trofeo' de guerra y lamentaron que su desaparición supone un obstáculo para llegar a la verdad.

"Invitamos a los dos países a no mirar la muerte de alias ‘Guacho’ como un trofeo de guerra, sino como la posibilidad de hacerse cargo de sus territorios", explicó en una rueda de prensa Yadira Aguagallo, pareja del fotógrafo Paúl Rivas, uno de los tres integrantes del equipo del diario de Quito El Comercio asesinados por miembros del Frente Oliver Sinisterra, que lideraba el disidente.

Walter Patricio Arizala, alias ‘Guacho’, que dirigía una sanguinaria disidencia de las FARC y responsable del secuestro y asesinato de cinco civiles y cuatro militares ecuatorianos, murió el viernes en un operativo de las fuerzas de seguridad colombianas en el departamento de Nariño, limítrofe con Ecuador.

Los familiares del equipo periodístico acogieron la noticia con pesar y censuraron la pérdida de vidas humanas. "Aquí hay una verdad procesal que necesitamos encontrar y esa verdad tiene que ser dictaminada por un juez", remarcó antes de reiterar la necesidad de que "se investiguen todas las responsabilidades en todos los niveles" y se abran nuevas líneas de investigación sobre el caso "y no se considere que la muerte de alias Guacho es el punto final".

Por su parte, Ricardo Rivas, hermano del fotógrafo asesinado dijo que los familiares reconocen "el trabajo que ha venido desarrollando la Fiscalía de Colombia y el Gobierno colombiano respecto a estas capturas". Pero lamentó que con la muerte del Arizala, "se va mucha información que puede haber sido muy importante para el esclarecimiento del caso y llegar a la verdad del mismo".

Galo Ortega, padre del reportero asesinado Javier Ortega, se quejó en la comparecencia de que "todo ha venido de Colombia" y que "el Gobierno ecuatoriano (se quedó) cruzado de brazos esperando la noticia".

El periodista Javier Ortega, el fotógrafo Paúl Rivas y el conductor Efraín Segarra desaparecieron el pasado 26 de marzo en un sector de la frontera entre Ecuador y Colombia, cuando investigaban la violencia en la frontera.

EFE