Jair Bolsonaro se enfrenta a una ola de violencia en Brasil
Jair Bolsonaro se enfrenta a una ola de violencia en Brasil | Fuente: Composición AFP/EFE

El presidente ultraderechista Jair Bolsonaro prometió trabajar para que "el bien venza al mal" en Brasil, al lamentar la muerte de un policía en Rio de Janeiro y mientras tropas federales de su país combaten en el noreste a bandas criminales. En un tuit, el mandatario de Brasil envió este domingo sus condolencias a la familia del oficial que murió por disparos el domingo en la mañana cuando se enfrentaba a asaltantes armados en Rio de Janeiro.

El mandatario lamentó que el personal de seguridad y los ciudadanos blanco de criminales fueran antes tratados como mera estadística. "El (poder) legislativo, ejecutivo y judicial juntos deben, a través de la ley, dar garantía de que el bien venza al mal". Esta declaración se dio mientras 300 soldados estaban siendo desplegados en Fortaleza, capital del estado de Ceará (noreste), durante el fin de semana para contener una ola de violencia generada por bandas criminales.

El ministro de justicia, Sergio Moro, ordenó el despliegue militar ante el pedido del gobernador del estado, quien pertenece al izquierdista opositor Partido de los Trabajadores (PT). Unos 87 sospechosos han sido arrestados en Fortaleza y otros 23 pueblos del estado, reportó la estatal Agencia Brasil. El gobernador, Camilo Santana, fue citado diciendo que la policía estatal y los soldados estaban trabajando de manera conjunta. "Seré duro con el crimen", declaró.

Violencia en Brasil

Una docena de ataques fueron perpetrados en Ceará en la última semana por bandas criminales en estaciones de servicio, autobuses, edificios de gobierno y tienda. Ante el clima de violencia, los residentes de Fortaleza y otros pueblos han decidido permanecer en sus casas.

La inteligencia brasileña cree que se trata de una reacción de las bandas criminales ante el endurecimiento de medidas de seguridad dentro de las prisiones estatales, que incluyen el bloqueo de señal a teléfonos celulares y la conclusión de una política que permitía mantener separados a los reclusos de acuerdo con los grupos criminales a los que pertenecen.

Una de las principales medidas para reforzar el combate al crimen que ha prometido Jair Bolsonaro es liberar el comercio de armas e inhibir la acción de los delincuentes con una población que pueda ejercer la "autodefensa". Esa propuesta, que deberá pasar por el cribo del Parlamento, se complementa con otra que apunta a dotar de "protección jurídica" a los policías que maten a un delincuente en "ejercicio de su deber".

Según ha dicho Jair Bolsonaro, la Policía debe "resolver" el problema del crimen y si "mata a diez, quince o veinte (delincuentes), con diez o treinta tiros en cada uno, un agente debe ser condecorado, no procesado".

(Con información de AFP y EFE)