Bruce McArthur cometió los asesinatos entre el 2010 y 2017. | Fuente: Facebook

Un hombre canadiense conocido como el ‘jardinero de Toronto’ fue encarcelado de por vida el por el asesinato y la mutilación sexual de ocho hombres de la comunidad gay de Toronto, cuyos cadáveres desmembró y escondió en macetas. El caso, además de la brutalidad de los crímenes, estuvo marcado por las críticas de la comunidad LGTBI a la Policía, que inicialmente negó la existencia de un asesino serial que apuntaba a hombres gay como víctimas.

Bruce McArthur, quien admitió los asesinatos el mes pasado y con ocho condenas simultáneas de 25 años, cumplirá 90 antes de ser elegible para la libertad condicional. Sin embargo, el juez del Tribunal Superior de Ontario, John McMahon, dijo que probablemente nunca sería puesto en libertad. 

El pasado viernes, el asesino de 67 años se sentó en silencio, con las manos cruzadas en su regazo, mientras una fila de detectives de la policía, que describieron la investigación como la más grande de Toronto, observaron directamente desde atrás. El juez dijo que notó que McArthur no había mostrado ningún remordimiento por haberse aprovechado de sus víctimas, hombres vulnerables en los márgenes de la sociedad, algunos de los cuales estaban luchando contra adicciones a las drogas y su sexualidad oculta.

La captura y los crímenes

El asesino, jardinero de profesión, mató a ocho hombres de la comunidad gay de Toronto y ocultó los restos de los fallecidos en maceteros de grandes dimensiones que almacenaba en la propiedad de uno de sus clientes. Fue arrestado en enero de 2018 tras años de rumores en el barrio gay de Toronto sobre la presencia de un asesino en serie al que se le achacaba la desaparición de varios individuos.

Las víctimas identificadas del asesino serial | Fuente: CTV News

Cuando la policía irrumpió en el departamento de Bruce McArthur, encontró a un joven atado a una cama, pero ileso, que bien podría haberse convertido en la novena víctima, dijo el juez. La investigación, que excavó decenas de propiedades donde McArthur trabajaba, conmocionó a todo Canadá, especialmente a la comunidad gay.  Partes de los cuerpos de siete de las víctimas fueron encontradas escondidas dentro de grandes macetas que el asesino almacenó en la casa de un cliente en el centro de Toronto.

Los restos de una octava víctima fueron descubiertos más tarde en un barranco detrás de la propiedad.  Las víctimas de Bruce McArthur fueron su examante, dos inmigrantes afganos, dos refugiados de Sri Lanka y otro de Irán, un ciudadano turco y un trabajador sexual sin hogar.  Todos desaparecieron entre 2010 y 2017.  De acuerdo al tribunal, los estranguló y los asesinatos fueron "de naturaleza sexual".

Críticas a la Policía

La comunidad gay de Toronto ha criticado con dureza a la Policía local, que durante años negó la existencia de un asesino en serie que estaba atacando a los homosexuales. El jefe policial, Mark Saunders, incluso negó que Bruce McArthur fuese un asesino en serie responsable de las desapariciones del barrio gay de Toronto el mismo día en que el jardinero fue detenido.

La comunidad gay ha denunciado que la Policía solo empezó a investigar en serio el caso cuando desapareció Andrew Kinsman, de 49 años, el único asesinado de raza blanca. Las otras siete personas asesinadas son de origen asiático o de Oriente Medio: Selim Esen, de 44; Majeed Kayhan, de 58; Soroush Mahmudi, de 50; Dean Lisowick, de 47; Skandaraj Navaratnam, de 40; Abdulbasir Faizi, de 42, y Kirushnakumar Kanagaratnam, de 37.

La Policía ignoró inicialmente a McArthur a pesar de que en 2001 fue condenado por atacar a un prostituto con una barra metálica. Además, en 2016 fue interrogado después de que un hombre lo denunciara porque intentó estrangularlo pero la Policía decidió no presentar cargos. Tras la condena, los portavoces policiales dijeron que seguirán revisando casos sin resolver de personas desaparecidas en las últimas décadas por si existe algún vínculo con Bruce McArthur.

(Con información de AFP y EFE)

¿Qué opinas?