Wendy Sulca | Fuente: Instagram | Fotógrafo: Melissa Merino montoya

A Wendy Sulca la hicieron llorar. Muchas veces. Estar en el foco del público desde pequeña la llevó a recibir todo tipo de comentarios clasistas y racistas, que la sacudieron en lo más profundo e hicieron que se preguntara si realmente quería dedicarse a la música. Está claro que tomó la decisión correcta, y esto se refleja en su evolución con el paso del tiempo.

Hoy, con 23 años, la cantante peruana tiene una consigna importante: fusionar ritmos actuales —como el reguetón o la música urbana— con los sonidos andinos, para así "difundir lo nuestro" por todo el mundo. “Quiero llegar a los jóvenes y que ellos aprendan a valorar lo que tenemos”, dice la intérprete de “Eso ya fue”, canción con la que buscó marcar distancia de sus inicios como artista.

“No me pidas la tetita que ya fue”, dice la letra de este tema, en referencia a su primer éxito “La tetita”, canción que la catapultó como un fenómeno de YouTube. Pero Wendy es mucho más que eso: es una artista que tiene claras sus metas y, más importante aun, cómo alcanzarlas.

Hace algunos meses lanzó “Siempre podemos bailar”, un dueto con el vocalista de Café Tacuba, Rubén Albarrán; también grabó el video “Mi tierra”, canción que hizo “en honor al Perú” y cuyo video fue filmado en la tierra de sus padres. Pronto lanzará una nueva colaboración con Miss Bolivia, cantante argentina que defiende, con sus letras, los derechos de las mujeres y también ha grabado un tema con la cantante chilena Maca del Pilar.

Eso no es todo: hace un mes, Wendy dejó sus miedos de lado para posar frente al lente de Macarena Puelles y convertirse en la portada de junio de la revista "Cosas". Se mostró distinta, mucho más madura, segura de sí misma y probó que está preparada para enfrentar nuevos retos, siempre conservando sus raíces y su identidad.

Háblanos sobre tu más reciente video “Eso ya fue”.

Pueden encontrar el video el YouTube y el tema lo pueden escuchar en todas las plataformas digitales. Es una canción urbana con ritmos andinos, en la que está presente el charango, ya que mi proyecto nuevo es fusionar ritmos actuales con sonidos andinos. Además, esta canción va a ser parte del nuevo disco que voy a lanzar, que aun no tiene fecha de lanzamiento... estamos trabajando en el nombre.

Quieres fusionar la música andina con los ritmos urbanos y mucha gente piensa que esto demuestra que te avergüenzas de tus raíces.

¡Y es al contrario! Si yo me hubiera quedado en el folclor —netamente cantando huayno— habría permanecido en un nicho muy cerrado y pequeño, a comparación de las puertas que se me han abierto cuando he viajado a otros países y creo que no todos los artistas tienen esa oportunidad. Yo vi eso: las oportunidades que se me estaban presentando y quise aprovecharlas. Yo quiero difundir la música peruana a todo el mundo, por eso quiero fusionar ese género con ritmos actuales universales. Quiero llegar a los jóvenes y que ellos aprendan a valorar lo que tenemos.

Tu voz llega a muchas personas. ¿Utilizas esto para pronunciarte sobre temas importantes como lo es, por ejemplo, la violencia en contra de la mujer?

Me considero feminista y he apoyado a muchas campañas que defienden la causa. También admiro a muchas artistas que lo hacen. Por ejemplo, Miss Bolivia acaba de ganar un premio a Mejor Videoclip y Mejor Canción en los Premios Gardel de Argentina, por una canción que habla sobre el maltrato hacia la mujer. También apoyé la campaña “Ni una menos” y creo que es muy importantes que los artistas, con la influencia que tenemos, podamos alzar nuestra voz para apoyar a las mujeres que tanto nos necesitan. La causa requiere que muchas más personas se sumen y las mujeres tienen que saber que no están solas y que van a poder superar cualquier situación de violencia.

¿Crees que esta labor de concientización también la deberían tomar los artistas hombres?

Claro, también debería venir de parte de los cantantes. Es un compromiso de ambos: hombres y mujeres.

Vimos a una Wendy muy distinta en la portada de "Cosas" del mes de junio.

La verdad no me esperé hacer esas fotos, pero pensé que ya era hora: ya tengo 23 años y, como dice mi canción, “Ya no soy una señorita, soy una mujer”. Además, creo que también es importante —de vez en cuando— sentirse sexy, por eso quise mostrar ese lado mío. Habían fotos más sugerentes, pero menos mal no salieron (ríe). La verdad es que uno se deja llevar y yo entré en confianza porque habían puras mujeres y yo soy una persona muy sociable, muy amiguera, entonces me hice amiga de todas y bromeando salió. Estoy contenta con el resultado.

Me parece que la Wendy Sulca de 23 años está decidida a explorar nuevos horizontes.

Sí, antes me cerraba o me cohibía, pero ahora estoy mucho más abierta a distintas posibilidades. Antes nunca habría grabado una canción de reguetón —jamás en la vida—, pero hoy sí porque me gusta el género y creo que es un ritmo universal, que está moviendo masas, llegando a diferentes mercados internacionales y que sirve mucho para el proyecto que yo tengo, que es difundir la música peruana hacia el mundo.

Y es que el reggaetón es un fenómeno… solo hay que ver el caso de Rosalía.

Sueño con colaborar con Rosalía. Yo la admiro desde antes que grabara “Malamente”, cuando lanzó su primer disco de flamenco y me enamoré de su voz. La escuché la primera vez que fue a los Grammys y desde ahí la sigo. Me encanta su voz, su estilo y es una gran inspiración para mí porque ella fusiona el flamenco con el trap, con el reguetón, con la música urbana y es algo que yo quiero para mi música: la fusión de distintos ritmos.

Además de admirar a Rosalía, ¿qué cantantes contemporáneas peruanas tienes como referente?

Una de ellas es mi amiga Nicole Pillman (la admiro muchísimo), de Susan Ochoa me encanta su voz y su interpretación, pero desde siempre uno de mis grandes pilares fue la música de Yma Súmac... siempre ha sido una gran inspiración. Además, una joven que he visto que está inculcando la música andina en los jóvenes es Renata Flores, quien compuso una canción de trap en quechua y me pareció genial. Creo que deberían existir más artistas fusionando ritmos sin desligarse de sus raíces.

Sabemos que será Luis Fonsi el encargado de abrir la Ceremonia de Inauguración de los Juegos Panamericanos Lima 2019, pero también se rumorea que hay artistas peruanos que lo acompañarán ese día. ¿Crees que fue acertada la decisión de convocar a Fonsi en vez de a un artista nacional?

Creo que en nuestro país siempre ha habido esto: primero lo de afuera y luego lo propio y debería ser al revés: apoyar lo nuestro, a nuestros artistas, y después al resto, porque el resto ya tiene muchas ventanas. Creo que esta oportunidad con los Juegos Panamericanos es una ventana increíble porque los van a ver en muchos países y deberíamos aprovechar eso con nuestros artistas. No estoy en desacuerdo totalmente porque admiro a Luis Fonsi (lo conozco), pero creo que esta vez sí debería haber sido un artista principal peruano.

Se dice que habrán artistas peruanos que acompañarán a Luis Fonsi, pero aun no han anunciado de quiénes se trata. ¿Alguien te ha hecho alguna propuesta?

Sí, mi manager me comentó hace un mes sobre la posibilidad y yo la verdad me emocioné muchísimo, pero no se concretó. A mí me encantaría, sería un sueño.

Quedan seis meses para que el 2019 se termine. Hasta entonces, ¿qué planea Wendy Sulca?

Se vienen giras muy pronto por México, Colombia y Chile y también lanzaré mi nuevo disco. Estoy agradecida con todo el público que me sigue siempre en mis redes sociales.

Las redes sociales pueden ser una ventana muy importante, pero también son un arma de doble filo porque albergan a toda esta gente que, desde diversas cuentas anónimas, critica e insulta por el mero hecho de tener internet y un teclado a la mano. ¿De qué manera sobrellevas ser un personaje público y tener que recibir comentarios de todo tipo?

Es difícil estar en este mundo y ser un personaje público en redes sociales… a mí me tocó desde muy pequeña y la verdad es que no puedo decir que no me chocó porque hasta lloré, derramé lágrimas. Tuve la suerte de estar acompañada de mi mamá, de que ella me apoye y esté siempre para mí, pues me supo aconsejar. Quienes se esconden bajo un usuario falso no tienen nada mejor que hacer y pierden el tiempo molestando a otras personas, porque necesitan minimizarlas porque ellos se sienten así, con baja autoestima. Aprendí con el tiempo a no hacerles caso y, si los leo hoy en día ya no me choca. Siento que no vale la pena hacer caso a las ofensas y a los comentarios racistas. Creo que es más importante centrarnos en nuestras vidas, en lo que queremos y en hacer las cosas que nos gustan.  

¿Qué opinas?