El contralor Nelson Shack dio a conocer los resultados del operativo de control. | Fuente: Foto: Andina

Un operativo de control de calidad hecho este año por la Contraloría detectó que el 52% de hospitales visitados no tienen un código de alarma de emergencia para pacientes con Prioridad I (riesgo inminente de muerte), lo que podría afectar la oportunidad y calidad de la atención de estos pacientes y derivar en secuelas graves.

Los mayores porcentajes de carencia del "código de alarma de emergencia para paciente de Prioridad I" se reflejan en los establecimientos visitados bajo el ámbito de los gobiernos regionales (61%) y EsSalud (22%). Ante esto, la Contraloría hizo un llamado al Ministerio de Salud para que adopte una serie de acciones que permitan mejorar el servicio.

Un total de 757 auditores a nivel nacional visitaron 248 establecimientos de salud públicos durante el operativo. Los auditores detectaron que el 26% de los establecimientos públicos visitados no cuenta con los recursos humanos requeridos en la norma técnica vigente de manera suficiente para la atención en el Servicio de Emergencia.

Otra situación advertida es que el 32% de establecimientos visitados carece de información correspondiente a presupuestos y gastos realizados en los mismos, lo que genera la posibilidad de afectar la calidad y oportunidad de la atención de los usuarios al limitar la toma de decisiones en los establecimientos de salud.

El contralor Nelson Shack dio a conocer los resultados del operativo de control.

En el caso de los establecimientos de salud que sí cuentan con información de presupuestos y gastos se comprobó que en los períodos 2017 y 2018 se destinó menos de la mitad al rubro de bienes, servicios y obras. También se detectó que el gasto destinado al rubro "Mantenimiento" fue un escaso 1% del gasto total.

Otro hecho detectado en el informe es que el 32% de los establecimientos de salud visitados no hicieron uso o desconocen si el abastecimiento de medicamentos proviene de compras corporativas a cargo del Minsa, lo que afecta la eficiencia en el uso de los recursos financieros del Estado y la oportunidad en la atención de los pacientes.

Asimismo, el 43% de los establecimientos de salud públicos visitados, carece de una resolución de categorización vigente y afecta la calidad de atención de las referidas entidades. Los mayores porcentajes de incumplimiento se registran en establecimientos bajo el ámbito de gobiernos regionales (47%) y de EsSalud (43%).

En el actual periodo 2019, las camas "habilitadas" (camillas, sillas de ruedas, etc.) en el servicio de emergencia constituyen más del 100% de las camas de observación en dicho servicio, lo cual afecta la calidad de atención brindada a los ciudadanos que acuden a estas entidades por ser informal e insegura.

Finalmente, el estudio revela que el cumplimiento de horas médicas llega apenas al 27%, frente a un incumplimiento del 73% de las horas asignadas a la consulta externa en los establecimientos de salud públicos del segundo y tercer nivel en el país. Para la Contraloría, esta situación viene afectando la oportunidad y la calidad en la atención de los ciudadanos.

¿Qué opinas?