Es necesario educar en el respeto e igualdad de ambos géneros para tener ciudadanos conscientes y responsables. | Fuente: Shutterstock

Muchos niños y niñas presencian episodios de violencia en el hogar, no solo física sino también psicológica o verbal, dando como resultado que interioricen estereotipos e ideas machistas como: “las mujeres a la cocina” o “los hombres no lloran”. De hecho según INEI, más del 63% de las mujeres de 15 a 49 años ha sido víctima de algún tipo de violencia psicológica, física o sexual ejercida por su esposo o compañero.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) resalta que los hombres que han estado expuestos a escenas de violencia doméstica y diferencias marcadas entre hombres y mujeres son más proclives a cometer actos violentos, ya que asumen la desigualdad como algo natural.

Asimismo, las niñas que han presenciado violencia en casa y han sido víctimas de privilegios masculinos, corren un mayor riesgo de ser sufrir de violencia de pareja al crecer, ya que aceptan ideas machistas y llegan a pensar que el hombre tiene poder sobre ellas.

Ante esta realidad, es necesario educar en el respeto e igualdad de ambos géneros para tener ciudadanos conscientes y responsables. Precisamente Flor Pablo, actual ministra de educación, indica que “hay que reconocer que todos tenemos actitudes todavía marcadas por estereotipos. Hay que darse cuenta de que esto pasa porque hemos sido formados así, esto no está bien y debemos hacer las cosas de otra manera”.

Además, resalta que la educación tiene un poder único de transformación. En el caso del enfoque de género, aclara que consiste en proponer la igualdad entre hombres y mujeres a través de una educación libre de estereotipos.

Igualdad de género en el currículo nacional

El Ministerio de Educación señala que el enfoque de igualdad de género busca la construcción de relaciones de género equitativas y justas “para que se respeten los derechos de todas las mujeres y se erradiquen el machismo y los estereotipos que incitan a la violencia contra la mujer”.

La pregunta es: ¿Cómo contribuye exactamente a la equidad? El MINEDU indica que el enfoque de igualdad de género en el currículo nacional enseña a niños, niñas y adolescentes estas cincos cosas:

  • A ser mejores hombres y mejores mujeres.
  • A reaccionar ante situaciones de violencia y actuar ante ellas.
  • A construir relaciones positivas.
  • A no ceder ante la presión social para demostrar que somos “más” hombres o “más” mujeres.
  • A reconocer el amor como un acto libre y no como dominio o sumisión.

A través de ejercicios para identificar los roles y las tareas de mujeres y hombres en la sociedad, derechos, equidad y aspectos sobre educación sexual responsable, los niños, niñas y adolescentes crecerán con las herramientas necesarias para lograr un país más equitativo. 

¿Qué opinas?