El juego es muy importante para el aprendizaje de los niños y niñas.

En un video de Unicef, el doctor especialista y profesor de la Universidad de Harvard, Jack Shonkoff, explicó la importancia del juego para el aprendizaje de los niños. “Para cualquier niño, el aprendizaje más importante tiene lugar en el contexto del juego. Jugar es explorar, es intentar hacer las cosas, es tratar de averiguar cómo ocurre algo”, mencionó.

Al jugar, los niños aprenden sobre el mundo y su entorno y desarrollan diferentes habilidades. El juego favorece al lenguaje, la capacidad de razonamiento, planificación, organización, toma de decisiones y la creatividad, según el Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social.

Durante estos momentos de juego, la interacción de los padres es muy importante, asegura el doctor Shonkoff. Se debe usar la técnica “dar y recibir” que trata de que haya una respuesta de cualquiera de los padres a una acción específica del niño. Por ejemplo, si el bebé se ríe por algo que hizo el padre o la madre, esta actividad debería repetirse.

“Los juegos crean una sensación de seguridad emocional que favorece el crecimiento”, aseguró el doctor. Este tipo de juegos de interacción, sobre todo cuando son bebés, se puede dar en las actividades más cotidianas, como cambiar al bebé, bañarlo, darle de comer, etc.

Muchos padres creen que para jugar se necesitan juguetes; sin embargo, esto no es así. Para jugar se pueden usar cosas de la casa, se pueden inventar juegos entre padres e hijos y hacer actividades sin necesidad de algo material.

Desarrollar el cerebro de los niños es más fácil de lo que parece, explicó el doctor en el video de Unicef. Es necesario estimular a los niños entre 0-3 años porque es la edad donde más aprenden. El juego cumple un papel muy importante para esto.

RPP ha lanzado la campaña Desarrollo Infantil Temprano para informar a los padres y cuidadores sobre esta etapa crucial en el crecimiento de los niños y niñas.

 

Unicef explica la importancia del juego en el aprendizaje de los niños y niñas. | Fuente: Unicef
¿Qué opinas?