A cinco años de la muerte de los suboficiales de la Policía Nacional el Perú, Fernando Hidalgo Ibarra y Carlos Alberto Peralta Padilla, sus familiares precisaron que el Poder Ejecutivo aún no cumple con asignarles los beneficios que les corresponde.

Justina Padilla Hidalgo, progenitora de uno de los agentes abatidos, manifestó que están cansados de estar reclamando y lo único que espera es justicia.

“Eso de los beneficios es otro problema, porque está en proceso y espero que se cumpla en tiempo y forma. Ya han pasado cinco años y a los deudos no nos han dado lo que nos corresponde”, expresó.

“Las autoridades saben lo que falta y como madre lo único que invoco es justicia, creo en el amor humano; pero ya me canse de reclamar” indicó.

Los agentes perdieron la vida al participar en el desalojo de 200 familias que ocupaban 1 706 hectáreas del Santuario Histórico Bosque de Pómac en Batangrande, distrito de Pítipo (región Lambayeque).

Lea más noticias de la región Lambayeque