La resistencia a los antibióticos puede, en un futuro, impedir que los médicos y especialistas traten enfermedades comunes.
La resistencia a los antibióticos puede, en un futuro, impedir que los médicos y especialistas traten enfermedades comunes. | Fuente: Andina

El consumo de antibióticos está creciendo a nivel mundial. Para algunos expertos, esto puede ser un problema, ya que también incrementa la automedicación. Los antibióticos son medicamentos que combaten las enfermedades producidas por una bacteria.

Organizaciones como la Organización Mundial de la Salud (OMS) advierte el autoconsumo de antibióticos puede ser un gran problema para la salud pública, ya que las personas que lo consumen de manera incorrecta pueden generar resistencia a estos, dejándolos sin efecto.

Por ejemplo, la OMS indicó que muchas personas consumen antibióticos cuando tienen síntomas de resfrío, dolor de garganta, etc. Sin embargo, 9 de cada 10 dolores de garganta son a causa de virus y no de bacterias, por lo que los antibióticos no funcionan y solo se genera una resistencia a estos.

Esta resistencia puede, en un futuro, impedir que los médicos y especialistas traten enfermedades comunes que pueden llegar a ser mortales para la población. La OMS sostiene que cada vez es mayor el número de infecciones – como neumonía, tuberculosis, etc. – cuyo tratamiento es más difícil debido a dicha resistencia.

Los antibióticos se deben consumir bajo una receta médica y seguir al pie de la letra las indicaciones en cuanto a cantidad y continuidad. La pérdida de eficiencia de los antibióticos también puede prolongar las estancias hospitalarias, incrementar los costos médicos y aumentar la mortalidad.

El consumo indebido de estos medicamentos, así como de otros - como antiinflamatorios, analgésicos, etc. - pueden también causar problemas como intoxicación, gastritis o molestias gastrointestinales, advirtió EsSalud.