Jóvenes quieren seguir combatiendo la COVID-19, pero, quieren hacerlo correctamente equipados. | Fuente: RPP/Iquitos | Fotógrafo: RPP

Tras la muerte de un bachiller en medicina que contrajo el nuevo coronavirus cuando laboraba en el hospital COVID-19 de la ciudad loretana de Iquitos, sus 19 compañeros anunciaron que dejarán de atender pacientes si no cuentan con los equipos de protección personal.

Los jóvenes indicaron que tampoco hay ambientes adecuados para dormir, ya que no pueden regresar a sus casas por seguridad.

Este grupo de profesionales ingresaron a prestar servicio el pasado 19 de abril, para ayudar en la lucha contra el nuevo coronavirus en el Hospital Regional de Loreto “Felipe Arriola Iglesias”, designado para pacientes COVID-19.

Este miércoles hicieron llegar su pedido a las autoridades de salud loretanas, para que puedan seguir prestando su servicio sin estar expuestos a contraer el virus.

Esta semana dos médicos fallecieron por el nuevo coronavirus, lo que demuestra que el personal de salud debe estar mejor protegido al momento de atender a pacientes COVID-19.