Los 100 días de Alberto Fujimori en una clínica local. | Fuente: AFP

El expresidente Alberto Fujimori ha cumplido esta semana cien días internado en la clínica Centenario, en Pueblo Libre. El exmandatario dejó su residencia en la urbanización La Estancia en La Molina tras conocer el fallo judicial que dispuso la revocatoria del indulto humanitario que recibió del expresidente Pedro Pablo Kuczynski en diciembre de 2017. Fujimori Fujimori gozó casi diez meses de su libertad.

Mucho ha ocurrido desde entonces: su hija Keiko Fujimori cumple con una prisión preventiva de 36 meses que ha sido ratificada recientemente por la Sala Penal de Apelaciones, mientras que el partido Fuerza Popular, del cual es líder histórico, se descalabra cada vez más en el Congreso.

“Él está muy preocupado por la situación legal de sus hijos. Él es un padre y obviamente [tener a] su hija presa, a su hijo procesado tiene que generarle una situación familiar muy dolorosa”, dice su abogado César Nakazaki a RPP Noticias.

La mañana del miércoles 3 de octubre, RPP Noticias dio en exclusiva la primicia de la revocatoria del indulto. El magistrado de la Corte Suprema Hugo Núñez Julca declaró fundado pedido de la parte civil de no aplicación del indulto humanitario. El juez ordenó las disposiciones de ubicación y captura contra el expresidente Fujimori.

Alrededor de la 1 de la tarde, los hijos del exmandatario llegaban presurosos a la casa de su padre en La Molina. La primera fue Keiko, después su hija Sachi y posteriormente, Kenji. De la residencia, donde cada vez se aglomeraban más personas y ante la llegada de los policías de Requisitorias, salió una ambulancia al promediar las 3 de la tarde. Dentro iban el expresidente Fujimori y su hijo Kenji.

"Como hijo de Alberto Fujimori es mi deber humano estar con él en sus momentos más difíciles. Hoy nuevamente estoy contigo en una ambulancia, te amo y si tengo q dar mi vida y hasta mi libertad por ti, así lo haré. Siento mucho dolor", escribió Kenji Fujimori en su Twitter antes de llegar a la clínica.

La clínica, su nuevo refugio

Un video enviado al Rotafono de RPP Noticias mostró el momento en que el expresidente bajaba de la ambulancia y se acomoda sobre una camilla para ingresar a la clínica. Llevaba puesto una casaca de color negro y un pantalón azul oscuro.

El excongresista y médico de cabecera, Alejandro Aguinaga, explicó ese día que Alberto Fujimori sufrió una descompensación al enterarse de la decisión de la justicia. “Tuvo un aumento en la intensidad de los latidos cardiacos compatible con una reaparición del cuadro que él ya padece que es una fibrilación auricular paroxística, a la cual se añadió caída de la presión arterial, […] lo cual obligó que sea conducido a esta clínica”, señaló ese día.

Al día siguiente, el expresidente grabó un video desde la clínica donde pidió a los autoridades y políticos que “no me usen como arma política porque ya no tengo fuerzas para resistirlo”.

"Quiero pedirle al presidente de la República y a los miembros del Poder Judicial una sola cosa: por favor no me maten (…) Si regreso a prisión, mi corazón no lo va a soportar [porque] está demasiado débil para volver a pasar por lo mismo. No me condenen a muerte, ya no doy más", expresó en ese momento.

De este modo, fue aprobado en el Congreso la ley que establece la ejecución humanitaria de la pena. La ley fue observada por el Ejecutivo. | Fuente: Congreso

Un proyecto observado y la prisión de Keiko

En el Congreso, el fujimorismo impulsó y aprobó un proyecto de ley para “la ejecución humanitaria de la pena” que buscaba beneficiar a un segmento de reclusos, entre ellos, el expresidente Alberto Fujimori. La norma fue exonerada del debate en comisiones y aprobada en cuestión de horas en el Pleno con votos de Fuerza Popular, el pasado 11 de octubre.

Ante los visos de inconstitucionalidad prevista por diferentes especialistas, la norma fue observada por el Ejecutivo 11 días después.

Desde la clínica, Fujimori vio cómo su hija Keiko perdía su libertad, primero en detención preliminar y luego preventivamente por 36 meses. En ese contexto, él y su hija intercambiaron mensajes a través de sus redes sociales.

Durante las audiencias del pedido de prisión preventiva contra la aún lideresa de Fuerza Popular, su padre Alberto, a través de un video, pedía que “respeten el derecho a la libertad de mi hija y el derecho de mis nietas de seguir junto a su madre”. En ese sentido, exigía “un proceso justo para mi hija, nada más”.

Cuando se conoció la resolución judicial de Richard Concepción Carhuancho, el expresidente Alberto Fujimori escribió en Twitter: "Hija mía, siento mucho haberte metido en el mundo de la política que te ha hecho tanto daño. Te pido perdón por eso. Sólo espero tener las fuerzas y la vida para verte -como en ese día- libre al lado de mis nietecitas".

Este mensaje en particular fue respondido por Keiko Fujimori desde la prisión Anexo Mujeres de Chorrillos: “Te quiero mucho. Nada ni nadie podrá separarnos. Tú no eres culpable de que yo haya decidido entrar en política. Lo hice porque desde niña fui testigo de cómo transformaste la vida de muchas personas. Tú eres mi ejemplo de valentía y perseverancia. Te pido que estés tranquilo y que resistas, solo falta un poco más”.

Su estado de salud, según el IML

En noviembre, RPP Noticias tuvo acceso al certificado médico del Instituto de Medicina Legal del  Ministerio Público que concluye que el expresidente Alberto Fujimori debe "continuar con las indicaciones médicas establecidas".

“Examinado el paciente y revisado la historia clínica, somos de la siguiente opinión: Se trata de un paciente varón de 80 años con hipertensión arterial no controlada, fibrilación auricular paroxística con respuesta ventricular variable, cardiopatía coronaria crónica, anticoagulado, actualmente con tratamiento médico especializado interdisciplinario. Debe continuar con indicaciones médicas establecidas”, dice el informe.

Al respecto, su abogado César Nakazaki dijo que la junta médica del Instituto de Medicina Legal confirmó el diagnóstico de ingreso del expresidente Fujimori. “La fibrilación auricular paroxística se había complicado aparentemente por problemas de irrigación de las arterias superiores del corazón”, manifestó.

Alejandro Aguinaga indicó a RPP que los informes de los cardiólogos de la clínica Centenario “son coincidentes con la evaluación que hizo el grupo médico que envió el Instituto de Medicina Legal”.

El abogado Carlos Rivera, defensa de los deudos de La Cantuta y Barrios Altos, indicó que el informe del Instituto de Medicina Legal “reconoce algunas enfermedades que tiene y que habían sido vertidas en el procedimiento del indulto. De lo que hemos consultado, esas enfermedades están relacionadas a la edad del señor Fujimori, que es una persona que tiene 80 años”.

Según indicó, el documento “en ningún momento determina que debe seguir internado. Los informes médicos son precisos y ese informe no decía que el señor Fujimori tenía que estar internado en la clínica. Eran procedimientos simples que podían ser tratados de manera ambulatoria”.

Audiencia de apelación en la Sala Penal Especial | Fuente: @PoderJudicial

A la espera de la apelación

El lunes 17 de diciembre, la Sala Penal Especial de Corte Suprema, compuesta por los jueces Jorge Salas, José Neyra y Ramiro Bermejo, evaluó y dejó al voto la apelación presentada por la defensa de Fujimori. Según la ley, el plazo para resolver la apelación es de 30 días y puede ser prorrogable a 30 días más.

“La apelación está para resolver por la Sala Penal Especial. El plazo es, más o menos, razonable, teniendo en cuenta que es un caso que no tiene precedentes en la historia de la justicia peruana. Es la primera vez que se pide un control de convencionalidad sobre un indulto. Entonces es un caso jurídicamente muy complejo, así que entiendo la demora”, dijo Nakazaki.

El abogado del expresidente dijo que una persona procesada o condenada “tiene que estar” en un hospital o una clínica “si hay necesidad médica”. “El expresidente Fujimori ingresó a la clínica por razones de salud, y solamente puede salir de la clínica por razones médicas”, sentenció.

Por el otro lado, el abogado Carlos Rivera consideró que al momento en que la Sala Penal Especial emita su resolución, que en su consideración será confirmatoria de la revocatoria del indulto, debería emitir alguna disposición precisa sobre “cómo se tiene que ejecutar el internamiento del señor Fujimori”.

“Sin duda alguna, la Sala ya tiene conocimiento que el juez Núñez Julca emitió la orden de internamiento. Esa orden ha sido literalmente burlada. Por lo tanto, la Sala deberá tomar atención de esas circunstancias y tendría que disponer un examen médico del Instituto de Medicina Legal. [….] Sobre la base de eso, disponerse su internamiento en un centro médico o penitenciario. A partir de ese momento, será el INPE que asuma competencia sobre esa persona”, manifestó.

¿Qué opinas?