El analista Fernando Rospigliosi opinó sobre el rol del premier César Villanueva. | Fuente: RPP

El presidente Martín Vizcarra prefiere contar con un jefe del Gabinete Ministerial cuya presencia no lo opaque, como ocurre con el premier César Villanueva, opinó el sociólogo Fernando Rospigliosi

"En caso del premier, parece que le es funcional después de todo o no puede encontrar a una persona que tenga esas caracteriísticas. Una de las cosas que no quiere Vizcarara es tener un premier con presencia, con solvencia, que le haga sombra. Vizcarra se siente inseguro, quiere tener un hombre como Villanueva que se mantiene más o menos en una oscuridad", aseveró en entrevista con RPP.

Fernando Rospigliosi, además, hizo un análisis de los resultados de la última encuesta de Ipsos, que indica que el presidente cierra el año con un respaldo del 66% de la población.

Para el analista, estos resultados están directamente relacionados con el referéndum para las reformas constitucionales que impulsó el propio Vizcarra, quien supo aprovechar el rechazo de los ciudadanos hacia la "clase política tradicional" y especialmente hacia los congresistas.

El respaldo del Gabinete

Si bien reconoce que el poder de Vizcarra se encuentra fortalecido en este momento, también lo calificó de "frágil", pues no tiene el apoyo de una bancada y "vive de las encuestas, del respaldo de la población, que dentro de unos meses, por diversas razones, se puede ir disolviendo". En ese sentido, señaló, el jefe de Estado "ahora necesita tener nuevas iniciativas para mantener su popularidad".

En este escenario, Rospigliosi recordó las otras cifras de la encuesta, como la referida al Gabinete ministerial, cuya aprobación promedio es de 29%. Su presidente, César Villanueva, tiene un respaldo de 28% hacia su gestión.

"El gabinete y el jefe de este son mal evaluados porque su gestión es mediocre o mala", consideró el sociólogo.

Además, indicó que las instituciones también se encuentran debilitadas. "¿El presidente con quién trabaja? No tiene bancada, no tiene partido, no trabaja con su gabinete, todas las inciativas las toma con un grupo secreto que nadie sabe quién es [...] En las democracias el mandatario tiene el control de otros poderes. Aquí nadie controla al presidente, eso es muy peligroso", añadió.