Francisco Sagasti ofreció una entrevista exclusiva a RPP Noticias.
Francisco Sagasti ofreció una entrevista exclusiva a RPP Noticias. | Fuente: Foto: Presidencia

El presidente Francisco Sagasti consideró que es posible encontrar un equilibrio entre la promoción del agro, las inversiones de los empresarios y las demandas de los trabajadores de este sector, quienes en los últimos días realizaron una serie de protestas a nivel nacional que derivaron en la decisión del Congreso de derogar la Ley de Promoción Agraria.

En entrevista con RPP Noticias, el jefe de Estado evitó opinar sobre derogatoria de la Ley de Promoción Agraria hecha en el Parlamento; no obstante, anunció que este sábado firmará esta norma a fin de que pueda ser enviada al diario oficial El Peruano para su promulgación. "Estoy yendo a Palacio a firmarla", apuntó.

En diálogo con Enfoque de los Sábados, Sagasti opinó que lo primero que se debe hacer es escuchar las demandas de los trabajadores, priorizando "el respeto mutuo", para luego evaluar los argumentos "de mamera razonable" y poder avanzar en la elaboración de políticas públicas que permitan evitar que se repitan este tipo de conflictos.

"Creo que es posible buscar un equilibrio entre la promoción del agro y las inversiones de los empresarios agroindustriales y, por otro lado, las buenas condiciones d ellos trabajadores. No son excluyentes, creo que es perfectamente posible. A partir de esa base podemos construir políticas públicas que no solo den beneficio exclusivo a un solo grupo", señaló.

Sagasti también consideró que el Estado debe intervenir en este tema a través de la acción de la Sunafil; no obstante, reconoció que por la actual coyuntura de emergencia sanitaria los recursos "se han visto afectados". Pese a esto, confió en que su gestión avance en "sentar las bases" para atender las demandas legítimas de los trabajadores.

NUESTROS PODCAST

“Perú será libre con paciencia y sin precipitación” - Las cosas como son

Cada generación tiene que vérselas con las dificultades de siempre que regresan bajo nuevas modalidades o con justificaciones ideológicas diferentes: el caudillismo, el sometimiento del Estado a intereses privados, la corrupción, la inercia de la desigualdad, la tentación de la violencia.