El canciller Rodríguez Mackay señaló que mira con
El canciller Rodríguez Mackay señaló que mira con "elasticidad" las "prioridades del interés nacional" | Fuente: Andina

El ministro de Relaciones Exteriores, Miguel Ángel Rodríguez Mackay, se pronunció sobre las recientes renuncias de los representantes del Perú ante la ONU y la OEA, Manuel Rodríguez Cuadros y Harold Forsyth Mejía, respectivamente. Según refirió, sus cartas de renuncia no fueron dirigidas a él, sino directamente al presidente Pedro Castillo.

"Ellos tienen todo el derecho a presentar sus cargos, han renunciado. Me hubiera gustado que lo hagan, primero, llamándome o haciendo una referencia a esto que se conserva mucho en la diplomacia que son las formas", señaló en Enfoque de los Sábados.

Además, dijo desconocer los presuntos cuestionamientos que los renunciantes habrían hecho a su designación como titular de la Cancillería.

"Yo no he conversado ni he sabido por qué me tendrían que cuestionar. Yo lo que creo es que hay evidentemente cambios generacionales. Yo he trabajado con los dos (...) Yo creo que puede deberse a una circunstancia asociada a la nueva sangre que llega a Torre Tagle", señaló.

A su vez, defendió la idoneidad profesional de los diplomáticos que ha nombrado como reemplazo para ambos cargos.

"Manuel Talavera (...) es un diplomático con peso y con piso, al igual que Luis Chávez Basagoitia que va a la ONU. Personas con enorme volumen en la diplomacia hacen lo que yo llamo posicionamiento de cambio generacional en el que estamos trabajando en la Cancillería", remarcó.

"Con visión de Estado, nos volvemos patriotas y asumimos roles"

Asimismo, el canciller señaló que los cuestionamientos que realizó a la legitimidad del último proceso electoral en el país finalizaron cuando el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) entregó las credenciales al presidente Pedro Castillo y que su rol como actual canciller obedece a su visión de servicio al Estado.

"Cuando el proceso terminó con el JNE entregando las cartas al flamante presidente, dijimos, en artículos y conferencias, que tenemos que ser parte de una ciudadanía que tenga una visión madura y para adelante. Ese ha sido el tenor de mi mensaje (...) Otros me dicen no te quemes con el Gobierno, ¡por el amor de Dios!, cuando tenemos una visión de Estado, nos volvemos patriotas y asumimos roles", refirió.

En esa línea, sostuvo que "cuando se aprecian las cosas con visión de Estado", entonces se puede comprender "la elasticidad para mirar las prioridades del interés nacional". Asimismo, remarcó que su designación es parte del "gabinete de ancha base" que anunció el Presidente.

"El presidente de la República dice en un tuit: vamos a buscar un gabinete de ancha base. Por más de un año, le dicen al presidente que lo haga, que busque otros espacios, que escuche, que oiga. Yo creo que sí soy un académico que ha tenido un discurso propio, con una dinámica y visión objetiva sobre las cosas", sostuvo.

"Revitalizar la política exterior"

Por otro lado, Miguel Rodríguez Mackay se refirió a su plan de gestión en la política exterior nacional, señalando que se caracterizará por que el Perú "recupere el liderazgo geopolítico" en la región.

"El Perú se constituye en el centro y en el foco del planeta, ya mismo tenemos la Asamblea General de la OEA, la más importante de carácter panamericano; pero, antes de ella, vamos a ir a las Naciones Unidas que es la Asamblea General del planeta. Entonces, con ellas, hay retos que cumplir", afirmó.

Según señaló, en la agenda de la asamblea de la OEA se abordarán temas como la lucha contra la desigualdad y la discriminación, y el cambio climático.

"En el tema del cambio climático, nosotros venimos de tener una participación activa. Fuimos COP 20, aquí organizamos el evento, y hemos sido de los países que se articuló al Acuerdo Planetario sobre Cambio Climático de París. Traemos a nuestro espacio la conciencia viva de que los países tenemos que mirar al cambio climático como un reto", afirmó.

Sin embargo, subrayó su oposición a que el Ejecutivo considere la adhesión nacional al Acuerdo de Escazú.

"Esa es la cuota de mi llegada al Gobierno, para informar, aclarar, que se sepa bien el sentido de lo que quería hacer el Acuerdo de Escazú que, en estos momentos, se encuentra archivado y ahí debe estar. El Acuerdo no corresponde con los intereses del país", señaló.

En ese sentido, dijo que hay un "desconocimiento de buena fe" y que él "materializará" en la Cancillería lo que ha venido sosteniendo en su trabajo académico.

"Si el Presidente me brinda su confianza y estoy para trabajar por el Perú, es el momento de que todo lo que vengo diciendo en la academia, en mis columnas, pues materialicemos. Rodríguez Mackay es el académico que afronta (…) para contribuir con la patria", señaló.

Expulsión de extranjeros

Respecto al anuncio del Gobierno de presentar un proyecto de ley para aumentar las causas de expulsión del país de extranjeros para combatir la inseguridad ciudadana, el Canciller señaló que el "principio de soberanía" debía superponerse.

"Debe quedar claro, y pasa en cualquier parte del mundo, que cuando los extranjeros (…) tienen un comportamiento que no va acorde con las reglas establecidas en la vida interestatal, es evidente que el principio de soberanía se superpone".

Sin embargo, remarcó ser "respetuoso" de los derechos humanos de los refugiados en otros países.

"Yo soy muy respetuoso de los derechos humanos (…), hay que mirar bien lo que se hace. Los extranjeros cuando llegan a un país son vulnerables (…), por eso existe el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados y para los temas migratorios", sostuvo.

"Indagación e investigación no caminan"

A su vez, el canciller se refirió a las investigaciones fiscales que se siguen contra el jefe de Estado. Al respecto, señaló que la Constitución establece que el presidente no puede ser acusado, por lo tanto, tampoco debería ser investigado.

"No procede porque si uno decide investigar al Presidente, ¿qué tal si la investigación prospera y da a lugar una acusación? La Constitución te impide hacerlo. Entonces, ¿en qué quedamos si el objeto de la investigación es la acusación? Si el presidente es acusado creas inestabilidad. Ese es el espíritu de la ley, pero no se quiere ver así", sostuvo.

Además, afirmó que no se está "sopesando" la situación con los "niveles de tolerancia" que implican esos "actos de discreción".

"Es un jefe de Estado, la Constitución es muy clara. Establece la dinámica literal por las cuales un jefe de Estado solamente puede ser acusado. He sostenido que el concepto de la acusación, el impedimento de que sea acusado, en la doctrina significa: indagación e investigación no caminan", remarcó.

NUESTROS PODCASTS:

-'Espacio Vital': ¿Qué se sabe sobre la nueva variante BA.2.75, bautizada como Centauro?.

La Organización Mundial de la Salud continua investigando las nuevas variantes del coronavirus, perteneciente al linaje de ómicron, entre ellas la conocida como "Centauro" (BA.2.75). Según datos de la OMS, preocupa que su expansión tenga la misma velocidad que la de la variante India. El doctor Elmer Huerta nos da más detalles sobre esta nueva variante.