Pedro Chávarry ha pedido informes al equipo especial del caso Lava Jato, hecho criticado por vocero de este, Rafael Vela.
Pedro Chávarry ha pedido informes al equipo especial del caso Lava Jato, hecho criticado por vocero de este, Rafael Vela. | Fuente: Composición RPP (Fotos de Andina)

Descubre el canal de podcast de Las cosas como son en RPP Player.

Una vez más, las fricciones entre fiscales crean un clima de sospecha y duda sobre la independencia de la institución encargada de la investigación penal en nuestro país. Después del comunicado relativizando el apoyo de la Fiscalía brasileña al equipo Lava Jato peruano, se trata ahora de nuevas exigencias a los fiscales que se ocupan de casos altamente sensibles y complejos como son los de Keiko Fujimori y Alan García, entre otros. El fiscal Pedro Chávarry ha invocado la ley orgánica para justificar la solicitud de información cursada a sus subalternos.

El tema ha adquirido una connotación tal que el presidente de la República ha reiterado que no parece razonable cambiar al equipo que está investigando graves casos de corrupción. El experimentado abogado César Nakazaki ha insistido en que los enfrentamientos entre fiscales que tienen logros evidentes, perjudica a la Justicia de nuestro país. “Terminará por dañarnos a todos”, precisó.

El eventual hostigamiento resulta tanto más inquietante que precisamente ayer el diario brasileño O’Globo afirma que las declaraciones que brindarán en enero Jorge Barata y otros ejecutivos de Odebrecht podrían resultar devastadoras para el Congreso y el gobierno peruanos.

Polémica alrededor de Gandhi

La intolerancia, el fanatismo y el furor justiciero causan cada día estragos en todos los rincones del mundo. Un ejemplo aleccionador nos viene de Ghana, uno de los países más ricos del continente africano. Un grupo de estudiantes demolió una estatua consagrada a Gandhi, el fundador de la India moderna y una de las figuras espirituales más inspiradoras del siglo XX.

Gandhi fue asesinado en 1948 por un fanático hinduista que le reprochaba hacer concesiones a la minoría musulmana de su país, que de facto condujo a la partición de Pakistán. Mucho antes de eso, Gandhi vivió en Sudáfrica entre 1893 y 1915.  Ahí ejerció su profesión de abogado y ahí descubrió su compromiso con la no violencia, que lo llevó a regresar a su país natal donde lideró pacíficamente la lucha contra el colonialismo inglés.

El papa Francisco celebró su cumpleaños 82 este lunes.
El papa Francisco celebró su cumpleaños 82 este lunes. | Fuente: AFP

Sin embargo, durante su larga estadía en Sudáfrica, Gandhi se comportó como un hombre de su época y usó palabras despectivas respecto a la población africana, a los que se refería con la denominación peyorativa de “kaffir”, que ha dado lugar al adjetivo peyorativo castellano “cafre”. Esa es la razón por lo que los universitarios de Ghana han considerado que Gandhi no merecía tener una estatua y procedieron a demolerla.

Nuestro país se honra de tener en Surco una estatua dedicada a Gandhi, conocido también con el apelativo de Mahatma, Alma grade, y esperemos que nadie se esmere entre nosotros en desmerecer la trayectoria de un líder, que se esforzó a lo largo de su vida de despojarse progresivamente de prejuicios y limitaciones. Lejos de respetarlo, los activistas de Ghana alimentan un sitio digital internacional que funciona bajo la denominación de numeral #gandhimustfall, Ghandi tiene que caer. Una segunda vez.

Los 82 de Francisco

Otro líder espiritual, el Papa Francisco, escogió una ceremonia con niños para conmemorar su cumpleaños número 82. Francisco invitó al Vaticano a los niños que se atienden en un dispensario pediátrico romano, así como al personal de servicio. Por cierto, entre las empleadas el Papa destacó la presencia de una musulmana y de una peruana.Probablemente ambas resulten igualmente exóticas para muchos italianos.

Ante ellos, Francisco recordó que el cristianismo es una religión nacida de la experiencia de un niño nacido en una familia de migrantes, que no encontró un hogar seguro para el alumbramiento. El Papa culminó sus palabras recordando una idea de Jesús: El que quiera ser sabio y ser apreciado, tiene que aprender a hacerse pequeño, como los niños.

Las cosas como son