viral Mary Daniel
La mujer aceptó orgullosa este empleo para poder estar cerca de su esposo. | Fuente: Facebook

La pandemia del nuevo coronavirus separó a familias que no residían en un mismo hogar para evitar nuevos contagios. Sin embargo, hay historias que han logrado sobresalir de manera tierna en las redes sociales gracias a las maneras con las que se han podido reunir.

La última de ellas es la de una pareja de esposos en Jacksonville, Florida. Mary Daniel no había visto en 114 días a Steve Daniel ya que él se encontraba en un hogar de ancianos donde recibe cuidados por su Alzheimer. Sin embargo, Mary le tendría preparada una sorpresa.

Desde julio del 2019, Steve vive en este asilo en lo que Mary ha llamado la “decisión más difícil de su vida” ya que se alejaría de él y solo podría visitarlo los fines de semana. Pese a ello, las grandes posibilidades de mejorar en su enfermedad le llevaron a aceptar esta condición.

Pero, debido al COVID-19, los hogares de ancianos fueron prohibidos de recibir visitas porque la enfermedad podría poner en riesgo mortal a los residentes. La última vez que Mary vio a su esposo fue el 11 de marzo.

Por fortuna, a ella se le ocurrió un plan. Preguntó si podía ser voluntaria u obtener un trabajo a tiempo completo en el lugar. A los días, recibió una llamada: había un puesto para ser lavaplatos. Ella, sin pensarlo dos veces, lo aceptó para poder ver a su esposo.

La historia ha enternecido a los usuarios de redes sociales, quienes la han colocado como una de las mayores acciones de amor en internet. 

¿Harías algo similar por tu ser amado?

Te recomendamos METADATA, el podcast de tecnología de RPP. Noticias, análisis, reseñas, recomendaciones y todo lo que debes saber sobre el mundo tecnológico. Para escucharlo mejor, #QuédateEnCasa