proyección matemática covid-19
Método matemático del Instituto para la Métrica y Evaluación de la Salud de la Universidad de Washington proyecta para Perú 63 661 muertes por COVID-19 hasta noviembre. | Fuente: Agencia Andina

Desde Washington, Estados Unidos, el doctor Rafael Lozano, director de sistemas de salud del Instituto para la Métrica y Evaluación de la Salud  da a conocer una de las proyecciones más pesimistas para el Perú respecto del número de víctimas mortales ocasionadas por el nuevo coronavirus. Según el método matemático hasta noviembre habría 63 661 muertes por COVID-19 en nuestro país. La finalidad de esta proyección, afirma el doctor, es cambiar el futuro en el presente: son vidas que hoy se pueden salvar.

El modelo tomó como fuente de datos la información brindada por los ministerios de Salud de algunos países sobre la capacidad hospitalaria, hospitalizaciones por COVID-19, pruebas diagnosticadas, movilidad de población, densidad demográfica, medidas de distanciamiento social, temperatura y uso de mascarillas, además del número de habitantes en riesgo ante el virus, los contagiados, recuperados y fallecidos.

En el caso de Perú, para elaborar las proyecciones del número de fallecidos por COVID-19 también se consultó a las instituciones oficiales: “Utilizamos los datos reportados por el Ministerio de Salud, pero también usamos los datos reportados por el registro civil sobre el total de muertes que se están teniendo en el año 2020. Comparamos estas muertes con las que sucedieron el año pasado y veo ahí justamente la diferencia, y una proporción de esa diferencia es la que le sumamos o le atribuimos a COVID-19”, afirma el doctor Lozano a RPP Noticias

Con estas proyecciones el gobierno de un país puede tomar un giro en sus políticas sanitarias para evitar miles de muertes: “Las proyecciones son importantes porque permiten a quienes están tomando decisiones, y a la población en general, ver cómo se presenta la epidemia siguiendo algunos escenarios basándose en evidencia, tratando de utilizar la información disponible de algunas variables que nos ayudan a mejorar la proyección”.  

¿Cuáles son los escenarios proyectados?

El doctor Rafael Lozano explica lo siguiente: “Nosotros presentamos un escenario que llamamos pesimista o el peor en el cual haga usted de cuenta que todo el país regresa a la vida que tenía a finales del año pasado, sin ninguna restricción. Después tenemos otro escenario que siguiendo la tendencia de que hay una liberación del confinamiento paulatino y cuidoso se podría llegar a un número de muertes de alrededor de 8 por un millón durante 2 o  3 días, entonces sería necesario volver al confinamiento fuerte. Y el tercer escenario es que, además de lo anterior, ya que este confinamiento lo proponemos por 6 semanas, se añadiría el uso de mascarillas a un 95% de la población de manera obligatoria”.


Proyecciones para Perú: “De actuar enérgicamente se pueden evitar 23 mil muertes por COVID-19”  

Considerando como final de proyección el1 de noviembre de este año, según el modelo matemático del Instituto para la Métrica y Evaluación de la Salud, Perú tendría 63 661 muertes por COVID-19 en el peor escenario, es decir sin distanciamiento social, conviviendo similar a la antes de la pandemia. Para el segundo escenario, el intermedio, se proyectan 39 112 muertes, y para el tercer escenario, con el uso de mascarillas por parte de la gran mayoría, se proyectan 39 806 muertes por COVID-19. Tan solo con el uso de la mascarilla se podrían evitar alrededor de 24 000 muertes por COVID-19.

De actuar enérgicamente se pueden evitar 23 mil muertes por COVID-19, es muy similar el escenario cuando se usan las mascarillas. De hecho, la recomendación que estamos haciendo desde el instituto es que se combinen ambas, y por otro lado pues hay que estar muy preparados para regresar a un confinamiento total si es necesario”, añade Rafael Lozano.

Ante la duda que genera el número de la proyección intermedia, que resulta menor que la del escenario proyectado con el uso de la mascarilla a noviembre de este año, el doctor Rafael Lozano afirmó que estos son ejercicios de proyección, mas no de precisión: “Lo que importa es que son guías para la toma de decisiones, pero de ninguna manera queremos faltar el respeto, porque cada defunción es una familia que tiene problemas con la pérdida. No es un ejercicio de precisión, tenemos también intervalos de incertidumbre porque alrededor de las proyecciones hay mucha incertidumbre, a medida que pasa el tiempo aumenta la incertidumbre, y en la medida de que son más malos los datos, aumentan también la incertidumbre”.

Consultado por el registro que se publica a diario desde el Ministerio de Salud sobre el número de fallecidos y contagiados, Rafael Lozano afirma que el registro es bajo, y por eso se hace la corrección del exceso de mortalidad: "El registro que están reportando son menos muertes que las que deberían registrar. Por ejemplo, ahora el MINSA está reportando alrededor de 12 mil defunciones, nuestra estimación dice que son alrededor 20 700, es decir, hay una diferencia de alrededor del 70% en términos de la estimación, y lo mismo sucede en Ecuador”.

Puede ver las proyecciones para Perú aquí.

Rafael Lozano indica que en el registro que está reportando el MINSA son menos muertes que las que deberían registrar | Fuente: RPPNoticias
El Instituto para la Métrica y Evaluación de la Salud de la Universidad de Washington proyecta para Perú 63 661 muertes por COVID-19 hasta noviembre del 2020
El Instituto para la Métrica y Evaluación de la Salud de la Universidad de Washington proyecta para Perú 63 661 muertes por COVID-19 hasta noviembre del 2020 | Fuente: Instituto para la Métrica y Evaluación de la Salud

¿Cómo evitar el número de muertes proyectadas para la COVID-19 en el Perú?

Tenemos que pensar en el futuro para cambiar el presente. Esa es la consigna desde el Instituto para la Métrica y Evaluación de la Salud. La mascarilla se convierte en el gran escudo contra la COVID-19. “La mascarilla tiene análisis, estudios de que sí evita la transmisibilidad del virus, de hecho, protege al que la usa y al que está en frente que también. Dependiendo del buen uso puede variar de un 5 a un 10% y llegar hasta un 20% de evitar la transmisibilidad”, indica Lozano. Hacer un buen uso de la mascarilla significa llevarla siempre. “Cuando uno está conversando con alguien, que no lo haga por más de 5 minutos, aunque traiga mascarilla, y a una distancia de no menos de 2 metros. Cuando uno tiene reuniones, que sean en lugares abiertos de preferencia, no hacer reuniones de más de 30 personas. En el transporte público, en los restaurantes, en los lugares que se esté abriendo la economía, la mascarilla, tiene que estar presente”, añade.

El médico explica que no se trata de asustar a la población, sino de actuar responsablemente: “Yo creo que se necesitan todavía más recomendaciones para la población en Perú y en todo el mundo en el sentido de que nos ayude a tomar decisiones, cuáles son los riesgos cuando salimos, qué implicaciones tiene abrir las escuelas, las guarderías, qué implicaciones tiene que en los restaurantes no se sigan las reglas. No se trata de asustar, sino de actuar responsablemente, si piensas en el futuro puedes cambiar el presente y por lo mismo cambiar el futuro”.

Para la exministra de Salud y epidemióloga Patricia García, en el país aún no reconocemos lo peligroso que es este virus: “En general los peruanos no hemos tomado conciencia de lo contagioso que es este virus y de lo graves riesgos. Si las personas no utilizan la mascarilla, una medida que es probada para crear una barrera de protección, el riesgo es mucho más alto. Aquí nuestro gran problema es la densidad que tenemos en la ciudad y los muchos lugares donde no existen ningún tipo de distanciamiento social así estemos con mascarillas, y ya sabemos que suma a la protección. Tenemos la peor combinación de virus en este momento”.

Para César Ugarte, médico epidemiólogo e investigador del Instituto de Medicina Tropical Alexander von Humboldt de la Universidad Peruana Cayetano Heredia, el uso de la mascarilla debería ser universal: “Cada vez hay más evidencia, el uso de mascarillas tiene que ser universal, la razón fundamental es porque yo te protejo y me protejo. No tengo que estar contagiado, lamentablemente yo no veo suficiente propaganda o campañas educacionales para remarcar esto, si todos no usamos mascarillas va a ser peor para todos como sociedad. En una población altamente densa es bien difícil mantener la distancia, entonces aquí juega un papel fundamental el uso de mascarillas, pero también el lavado de manos”.

Rafael Lozano: “Dependiendo del buen uso puede variar de un 5 a un 10% y llegar hasta un 20% de evitar la transmisibilidad”.
Rafael Lozano: “Dependiendo del buen uso puede variar de un 5 a un 10% y llegar hasta un 20% de evitar la transmisibilidad”. | Fuente: Agencia andina

¿Qué tan certera es una proyección matemática?

Patricia García indica que las proyecciones pueden cambiar en cualquier momento: “Si, por ejemplo, la gente se vuelve absolutamente consciente, reduce su salida, se lava las manos, se cuida, inmediatamente las proyecciones pueden quedar por fuera y los números pueden bajar, o de lo contrario resulta que la gente se vuelve loca, comienza a hacer manifestaciones, fiestas y eso se va para arriba. Las proyecciones sirven para adelantarte un poco a qué sucedería en el escenario en que las condiciones siguen como se dan. Son útiles para poder guiar tus políticas y también para ver hacia dónde estás yendo”.

La matemática ayuda a predecir con cierto grado de certeza. Cuanto mayor es tu análisis y aplicación matemática, mayor es la certeza.  Lógicamente nunca va a ser perfecta, pero te puede acercar a niveles muy acertados, afirma Marco Loret de Mola, director de Matlab. Para él, como no se cumplió la cuarentena estrictamente no hay mayor incremento desde que se levantó el confinamiento: “Desde el punto de vista matemático, si es que hubiésemos guardado cuarentena hasta el último día hubiera sido bastante sencillo y a la vez interesante de analizar, pero los peruanos ya venimos dejando la cuarentena de lado hace varias semanas, entonces no debería verse un incremento muy grande desde nuestra óptica, el factor de positividad debería aumentar ligeramente. Si no hubiesen abierto las puertas, lo más probable es que ese factor de positividad hubiera disminuido”, sostiene.