La serie animada japonesa "Marco" estuvo basada en la novela "Corazón" del escritor italiano Edmundo De Amicis. | Fuente: Captura de pantalla / YouTube

¿Sabes cuál es el origen de la serie animada "Marco"? Es uno de los más recordados por su triste historia. Este Día de la Madre, recordaremos el origen de este entrañable personaje. Era 1886 cuando Edmundo De Amicis, un escritor trotamundos conocido por sus libros de viaje, publicaba la novela “Corazón”. El libro, que narraba el diario personal de Enrique, un niño de 13 años, se convirtió en un éxito de ventas para la época.

Desde entonces, la obra de De Amicis no solo pasaría a ser traducida a varios idiomas, sino que uno de los relatos incluidos en la novela —“Marco, de los Apeninos a los Andes”— se convertiría, 90 años después, en un hit televisivo capaz de marcar a más de una generación de espectadores.

Y es que de la pluma de aquel autor italiano, natural de Turín, nació “Marco”, la serie animada que el estudio japonés Nippon Animation estrenó en 1976 y que llegó a todo el mundo, incluido el Perú, donde tuvo un triunfo rotundo en sintonía.

De la mano del director japonés Isao Takahata, creador de otros dibujos famosos como “Ana de las tejas verdes”, “Mujercitas”, “Candy”, entre otros, “Marco” supo encapsular en un relato de aventuras el melodrama de un niño que quiere, contra todo, volver a tener a su madre entre sus brazos.

LA MIGRACIÓN ITALIANA

Para ser un dibujo animado dirigido a niños, “Marco” también tocó temas importantes como la migración, por ejemplo. En la serie puede verse la dura situación que atravesaban los italianos a mediados del siglo XIX, un fenómeno que produjo una gran ola migratoria a principios de 1870.

Así, Argentina fue uno de los principales destinos de los inmigrantes que partieron desde Italia en busca de un futuro más próspero. Y en la producción animada, este drama se ve reflejado en Anna Rossi, madre de Marco, quien cruza el mar a fin de reunir dinero en otro país para su familia.

El pequeño Marco, sin embargo, que tiene una fuerte conexión con su mamá, decide abandonar también su “pueblo italiano” para ir tras ella. Una muestra de amor a prueba de todo, que no conocía de límites geográficos y fue capaz de llevarlo a atravesar el océano hasta el continente americano.

Aunque esta no fue la única adaptación del relato de De Amicis a la pantalla —hubo tres cintas italianas basadas en esta ficción, filmadas en 1916, 1943 y 1959, además de una japonesa de 1980 y un telefilme italiano de 1990, entre otras de reciente data—, la del estudio de animación japonés pudo tener un alcance internacional gracias a la popularidad que había generado, en 1974, otra de sus producciones: “Heidi”.

Acompañado de su mono Amenis, el pequeño Marco viaja desde Génova (Italia) hasta Argentina para encontrar a su mamá. | Fuente: Nippon Animation

¿ENCONTRÓ MARCO A SU MAMÁ?

Tras dos años de la partida de su mamá, Marco y su papá no reciben noticias de ella. De modo que, acompañado de su monito Amenis (así se le llamaba en el doblaje latinoamericano), el pequeño parte desde Génova en su búsqueda a lo largo de 52 capítulos.

Le esperan aventuras a bordo de un buque mercante que lo traslada hasta Argentina, a donde consigue arribar después de 27 días. En Buenos Aires, sin embargo, no halla salvo noticias: la familia para la que su mamá trabaja se ha mudado a Córdoba. Y Marco continúa con su viaje.

Nuevamente, debe cruzar las aguas, pero esta vez del río Paraná, con destino a Rosario, donde pasa carencias, aunque la ayuda de sus paisanos le permite llegar a su destino. Sin embargo, para su mala suerte, encuentra que Anna Rossi se ha marchado a Tucumán.

En un carro tirado por bueyes, Marco viajará hasta la Cordillera de los Andes, desde donde andará a pie hasta esta provincia argentina. Allí, finalmente, da con su madre, quien está muy enferma y gracias a la presencia de su hijo, acepta ser operada y consigue sanarse. “¡Eres tú, heroico niño, quien ha salvado a tu madre!”, le dice el médico al niño italiano, marcando así el final de este culebrón animado.